Pellegrini busca una nueva resurrección en el humilde Villarreal de España

El entrenador chileno firmará este mediodía en el cuadro valenciano. Mientras es su primera experiencia fuera de Sudamérica, se trata del pirmer extranjero que dirige al "submarino amarillo" en Primera.

06 de Abril de 2004 | 09:41 | El Mercurio Internet
¿Y qué es del Villarreal?
Hace cuatro años ascendió a la categoría máxima del fútbol español, que ya había visitado en la temporada 1998-99. Proveniente de un pequeño villorio, el equipo de Villarreal ha hecho campañas espectaculares en comparación a los gastos en que incurren los poderosos de España, alcanzando la competencia europea en dos oportunidades.

Su estadio, "El Madrigal", se encuentra apenas a 5 kilómetros de la ribera del mar Mediterráneo. Tiene una capacidad para 23 mil espectadores, pero con la salvedad de que el club tiene 17 mil socios. Se trata de un pueblo de la Comunidad Valenciana que no supera los 50 mil habitantes, por lo que la dirigencia habitualmente hace campañas para que el equipo haga sentir realmente la localía.

En la actual temporada, el equipo avanzó bajo el mandato de Benito Floro (Real Madrid) quien abandonó al equipo en el séptimo lugar de la Liga, aduciendo incompatibilidades tácticas con el plantel, tras una derrota ante Zaragoza, 4-1. Posteriormente asumió Francisco García Gómez, Paquito, quien en calidad de interino apenas marcó el paso en la competencia local, aunque supo avanzar a cuartos de final de la Copa UEFA eliminando a Roma de Italia.

El "submarino amarillo" posee una fuerte presencia de jugadores que Pellegrini conoció en su paso por Argentina, pero en Boca Juniors. Rodolfo Arruabarrena, Juan Román Riquelme, Sebastián Battaglia, además de Fabricio Coloccini, a quien dirigió en San Lorenzo.

Además destacan el andaluz Jose Mari (Milan), el joven meta Reina, el lateral Belletti y el ariete Sonny Anderson (Barcelona, Monaco, Lyon).

VEA TAMBIÉN:
Sitio de Villarreal

SANTIAGO.- Manuel Luis Pellegrini Ripamonti se convertirá en el segundo chileno de origen en dirigir en España, a partir de la próxima temporada, luego de que Villarreal comunicara que el ingeniero asumirá la conducción del equipo que actualmente se ubica en el 10° lugar de la Liga de ese país y en cuartos de final de la Copa UEFA.

Pellegrini seguirá el señero legado de Fernando Riera, quien condujo a Deportivo de La Coruña en la Segunda División de la temporada 1973-74. Asimismo, el naturalizado Vicente Cantarore tuvo una dilatada trayectoria en la península: Valladolid, Sevilla, Tenerife, Betis y Sporting de Gijón estuvieron a su cargo entre 1985 y 2000.

Pero lo del ex entrenador de River Plate es más insólito. Porque si bien Riera y Cantatore venían precedidos de campañas espectaculares, como el tercer lugar del mundo con Chile en el Mundial de 1962 y el doble vicecampeonato con Cobreloa en la Copa Libertadores, respectivamente; Pellegrini viene de ser prácticamente despedido del elenco más ganador del fútbol argentino.

Manuel Pellegrini
Su momento, de gloria, con la Mercosur en San Lorenzo.
Su carrera está llena de contrastes. Después de una pareja participación como futbolista, donde mezcló el deporte con los estudios universitarios, se retiró de la actividad después de 13 años en la Universidad de Chile, cuadro con el que solamente sumó una Copa Polla Gol (1979).

Como entrenador, el panorama no varió sustancialmente. Al menos en sus primeros años, donde cayó a la segunda división en la conducción de la U, equipo que nunca había visitado la categoría de ascenso (1989). Posteriormente tuvo pasos por Palestino y O'Higgins, al igual que la selección Sub 20; donde, al amparo de Arturo Salah, terminó a la sombra de los logros de Leonardo Véliz con la Sub 17.

Por todo esto sorprendió su arribo a la Universidad Católica, elenco que tuvo sus mejores años de la década bajo la conducción de Pellegrini. Con Néstor Gorosito, Alberto Acosta y un imberbe Sebastián Rozental, la UC se encontró con uno de los equipos de mejor rendimiento de la historia de los torneos locales, la U de Salas y Vargas, y terminó con dos subcampeonatos.

Su paso por la precordillera también le entregó el título de la Copa Interamericana (1994), que disputó ante Saprissa de Costa Rica debido a la no presentación del titular de la Copa Libertadores de 19993, Sao Paulo; y el del torneo de Apertura de 1995.

La salida del cuadro cruzado originó dos años de asueto, sólo interrumpidos por un buen paso por Palestino en 1998 (décimo entre 16); desde donde emigró al fútbol de Ecuador, donde condujo a Liga Deportiva Universitaria de Quito. Su irregular experiencia tuvo un título en 1998, un tercer lugar en 1999 y un segundo descenso en la vida del ingeniero, en 2000.

Manuel Pellegrini
El DT no descolló en Palestino.
En 2001 comienzan las mejores temporadas de Pellegrini, en uno de los medios más complejos del mundo futbolístico: el argentino. Llegó a San Lorenzo gracias a la explícitas referencias que entregaron Acosta y Gorosito; y consiguió el primer título internacional en la historia del club, precisamente la última edición de la Copa Conmebol (2001).

Más importante aún fue la corona del Clausura de 2001, donde el elenco de los Gauchos de Boedo sumó doce triunfos consecutivos para alcanzar un rendimiento histórico en torneos cortos; convertir a Bernardo Romeo en el goleador del torneo (15 goles) y el título a manos de Unión Santa Fe el 10 de junio de ese año.

El siguiente paso se debía convertir en el más grande de su carrera. River Plate dispuso el despido de Ramón Ángel Díaz después de que el equipo consiguiera el título del Clausura 2002. La meta estaba puesta en la consecución de la Copa Libertadores, trofeo que por ese entonces dominaba el enconado rival del cuadro "millonario", Boca Juniors.

Manuel Pellegrini
Salió de River ante el desequilibrio que manifestó frente a su rival, Boca.
Y no fue ni lo uno ni lo otro. El equipo formó a los famosos "galácticos" de Sudamérica, con Ariel Ortega, Andrés D'Alessandro, Marcelo Salas, Fernando Cavenaghi y Claudio Husain, todos jugadores de selección. Sin embargo, la merma física en varios de ellos y los traspasos de elementos vitales en la defensa terminó por desarmar el castillo de Pellegrini.

El descrédito puso muchas veces en duda la continuidad del estratega, en especial cuando además manejaba la opción de asumir la dirección de la selección chilena. Pero se mantuvo en el cargo.

El panorama pareció mejorar con el título del Clausura 2003. Sin embargo, el hecho de que este logro llegara cuatro días antes de la consecución de la Libertadores para Boca Juniors terminó por aminorar cualquier logro del DT chileno.

Fue así como en un mar de críticas posteriores a la pérdida de la Copa Sudamericana ante Cienciano de Cusco, Pellegrini acordó su desvinculación en diciembre pasado. Posteriormente se le vinculó a una eventual asesoría técnica para Alex Ferguson en Manchester United, pero el hombre mantuvo su insistencia en tomarse algunos meses de descanso.

Hasta que ayer se le vio descendiendo de un vuelo Lan, en el aeropuerto de Barajas.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores