Formula 1 sigue recordando los 10 años de la muerte de Ayrton Senna

El mortal accidente de Ayrton Senna durante el Gran Premio de San Marino en ese trágico 1 de mayo de 1994 provocó luto y conmoción en el mundo entero, y a punto de cumplirse diez años de aquel día los homenajes y el recuerdo al brasileño crecen.

22 de Abril de 2004 | 18:05 | DPA
Senna en Suzuka
Ayrton Senna celebra en Suzuka.
IMOLA, San Marino.- Su amigo y compañero de equipo de largos años Gerhard Berger sintió "como si el sol cayera del cielo", y el "hombre fuerte" de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, comentó, algo patético, que "fue como si se hubiese crucificado a Jesús en vivo y en directo".

El mortal accidente de Ayrton Senna durante el Gran Premio de San Marino en ese trágico 1 de mayo de 1994 provocó luto y conmoción en el mundo entero, y a punto de cumplirse diez años de aquel día los homenajes y el recuerdo al brasileño crecen.

La muerte de Senna tuvo el efecto de variar el circo de la Fórmula 1, inmerso en la fiebre de la alta velocidad. "Desde entonces la seguridad mejoró en extremo, porque creció también la conciencia sobre el tema", comentó el hexacampeón mundial Michael Schumacher.

"Eso es lo único positivo que quizá podría sacarse de esta tragedia", añadió compungido.

El autódromo Enzo y Dino Ferrari fue escenario en 1994 del fin de semana más negro en la historia de la Fórmula 1. 24 horas antes de la muerte de Senna, el austriaco Roland Ratzenberger sufrió un accidente mortal durante las pruebas de clasificación.

Imola
El accidente y la muerte de Senna enfatizó el tema de la seguridad en la F1.
En círculos del Gran Premio surgieron rápidamente explicaciones y disculpas: falla del material, el pequeño equipo Simtek era de escasa potencia económica o la relativa inexperiencia del novato en la F1.

El accidente de Senna al día siguiente provocó en cambio un terremoto. El triple campeón mundial, al volante de un Williams-Renault, considerado entonces el mejor auto, se estrelló a 217 kilómetros por hora contra el muro de cemento de la curva Tamburello.

La rueda delantera derecha, que saltó, le dió en la cabeza y una pieza del volante le atravesó el casco. A las 18:40 fallecía en la clínica Maggiore de Bolonia a consecuencia de las graves heridas.

La causa del accidente, según la Fiscalía, fue la rotura del árbol de dirección de su Williams-Renault. Según otra tesis, el ganador de 41 Grandes Premios no tuvo posibilidad de controlar el auto debido al error de la presión de apriete.

En esa desdichada ronda siete Schumacher iba directamente detrás del sudamericano. "Tengo aún esa imagen ante los ojos", recuerda.

El alemán, que corría entonces por Benetton, se enteró recién después de su triunfo de la tragedia. "Me quedé consternado" describió Schumacher su estado de ánimo. "Y estuve dudando durante mucho tiempo si iba a seguir conduciendo". Schumacher continuó al volante y es ahora la superestrella de la categoría, con seis títulos mundiales y 73 victorias de Grandes Premios.

Luego, a presión de Max Mosley, presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) se sacaron consecuencias de los accidente mortales. Se suavizaron los circuitos, se ampliaron las zonas de salida de pista, se eliminaron las barreras de cemento, se limitó la aerodinámica y se mejoró la protección de cabeza y nuca de los pilotos.

Seguramente Senna y Ratzeberger vivirían aún de haber estado vigentes esas reglas en aquellas fechas.

Chico
Un niño, llamado Ayrton Senna da Silva, posa junto al coche del ídolo.
Ahora sólo queda el recuerdo. En Imola y Brasil Senna será el punto central de numerosas ditinciones y ceremonias, tanto entre pilotos, como entre aficionados y responsables de la Fórmula 1.

"Ayrton poseía todas las cualidades en grado superlativo", dijo su compañero de equipo en aquel entonces, el británico Damon Hill. Para Ron Dennis, su jefe de equipo por largos años, con el cual logró sus tres títulos mundiales con McLaren, Senna fue "una persona única en mucha cosas, especialmente en su energía".

Schumacher calificó a su antiguo rival de "ínspiración no sólo para mí. Fue un símbolo".

El símbolo de Senna, una "S", campea desde aquel domingo negro en todo Williams en recuerdo de uno de los más grandes pilotos de la historia. Hay, además, un juicio pendiente para establecer las responsabilidades de la escudería.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores