Senna, "el piloto perfecto" que Italia lleva aún en el corazón

"El piloto perfecto", era un hombre muy religioso y el único campeón de Fórmula 1 que los italianos todavía llevan en el corazón pese a que jamás estuvo al volante de un Ferrari, según un libro que acaba de aparecer en Italia sobre el ídolo brasileño muerto hace 10 años.

28 de Abril de 2004 | 11:37 | Dpa
ROMA.- Ayrton Senna, "el piloto perfecto", era un hombre muy religioso y el único campeón de Fórmula 1 que los italianos todavía llevan en el corazón pese a que jamás estuvo al volante de un Ferrari, según un libro que acaba de aparecer en Italia sobre el ídolo brasileño muerto hace 10 años.

Escrito por Marco Evangelisti y Fulvio Solms, dos periodistas encargados de la Fórmula 1 en el diario deportivo "Il Corriere dello Sport" de Roma, "Senna y el diluvio", de la editorial "La Campanella", intenta ser un relato con ritmo de novela de los momentos más importantes de la vida de este piloto nacido en Sao Paulo y muerto en el autódromo de Imola en el Gran Premio de San Marino del 1 de mayo de 1994.

"Senna era un piloto con un carisma increíble. Tenía una gran sensibilidad social y humana, como demuestra el hecho de que donaba parte del dinero que ganaba a una fundación en Brasil que dirigía su hermana y que ayudaba a los niños pobres. Y aquí logró entrar al corazón de los italianos sin haber jamás conducido un Ferrari. Es un caso único porque los italianos sólo recuerdan los pilotos de Ferrari", dijo Solms en entrevista con la agencia dpa.

"De este libro surge un Senna místico. Ayrton era un hombre muy religioso, que rezaba a menudo. Tenía un modo muy intenso de relacionarse con Dios, no de una manera exhibicionista, sino discreta", cuenta Solms.

"El periodista añade que esto, en el mundo de la Fórmula 1 no es siempre bien visto porque es un mundo muy ligado al dinero. No pudo ser marginado porque era Senna, pero si hubiera sido otro, lo hubieran dejado de lado por eso".

"Solms explica asimismo que el ritmo narrativo de la novela permite que el relato se desarrolle como si fuera una telecamara que se acerca a Brasil, que luego baja hasta Sao Paulo y luego a un jardín donde un niño esta armando un kart. El libro comienza además con un prólogo donde el propio Senna es quien supuestamente habla".

"Un libro con el ritmo de la novela sin serlo nos pareció un modo no banal de recordar al gran campeón en ocasión del décimo aniversario de su muerte. Es un intento de reconstruir su personalidad a través de los episodios salientes de su vida", comenta por su parte Evangelisti.

El escritor agrega que el texto está dividido en cuatro partes, "Pequeños mundos", referido a la infancia Sao Paulo y su amor por el karting; "El mago", que recuerda las cosas increíbles que hacía Senna para clasificarse; "Estrella inquieta", donde se cuenta que siendo un ídolo de Fórmula 1 sin embargo se sentía insatisfecho; y "El diluvio", que recuerda los muchos carreras que ganó bajo lluvias torrenciales.

Solms estaba en el autódromo de Imola aquel primero de mayo de 1994. "Al principio no nos dimos cuenta de la importancia del accidente, porque muchos pilotos chocaron en esa curva antes, pero todos salieron vivos. Pensábamos ’ahora sale, ahora sale del auto’. Pero cuando vimos que tenía la cabeza un poco inclinada hacia delante comprendimos que la cosa era grave", relata.

"Un silencio helado se abatió entonces sobre la sala de periodistas. Ninguno hablaba. También los altoparlantes del autódromo estuvieron en silencio un largo rato porque la carrera se retomó al menos 40 minutos después".

"Para nosotros periodistas, para los amantes del automovilismo, para los corredores, Senna era Senna. No podía morir, era el piloto perfecto. Era uno de los pocos pilotos que no había recibido críticas de parte de sus colegas, a excepción de Prost, con quien peleó hasta un año antes. Después del accidente, Prost dijo que no se había tratado de una equivocación de Ayrton", afirma.

Sobre la causa de la muerte, Solms asegura que "al parecer uno de los delgados tirantes que fijan las ruedas delanteras al semieje se desprendió y se le incrustó en el casco. Esta varilla penetró en el cerebro a través de un pequeño orificio sobre la ceja que al principio, por la sangre y el vello, fue imperceptible para los médicos".

El proceso judicial que desde hace 10 años está abierto en Italia contra el equipo Williams (la corte de Casación anuló la sentencia de segundo grado del proceso de apelación que deberá ser rehecho) no es sobre la causa de la muerte propiamente dicha, sino sobre por qué el auto se salió de la pista, dice el periodista.

"Por lo que se ha visto de los actos del proceso, es muy probable que el tubo que va del volante a la dirección se rompiese con el choque. Williams lo había acortado y soldado poco antes", explicó.

En cuanto a la seguridad en los autódromos y de los autos, Solms asegura que "la muerte de Senna aceleró el progreso en materia de seguridad".

"Ahora los autos deben superar estrictos crash tests" para ver la resistencia al chocar, los controles son más severos incluso sobre el casco. Recientemente un video presentó el nuevo casco de Michael Schumacher, el piloto de Ferrari, sobre el cual pasaba un tanque sin afectarlo.

"También los autódromos han mejorado, pero este año se ha encendido una luz de alarma", según Solms, porque los autos se hacen cada vez más veloces, mucho más que en 1994 (en la recta del circuito de Barcelona alcanzan los 340 kilómetros por hora), y los trazados han progresado proporcionalmente menos en materia de seguridad.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores