Mauricio Pinilla reaparece en derrota del Celta

El atacante nacional jugó 24 minutos en la caída de su equipo en la cancha del Atlético de Madrid (3-2).

01 de Mayo de 2004 | 16:26 | EFE
MADRID.- El delantero chileno Mauricio Pinilla volvió a jugar en el Celta de Vigo, al ingresar en el segundo tiempo de la derrota del cuadro gallego en su visita al Atlético de Madrid (3-2).

Pinilla jugó los 24 minutos finales del partido, cuando el marcador estaba 3-1 a favor del equipo madrileño, que tomó aire con un triunfo sufrido que hunde al Celta. El cuadro vigués perdió en Madrid toda la seguridad defensiva que había exhibido en el último mes y afronta las tres últimas jornadas en una situación límite.

No corren buenos tiempos para ambos equipos, que alcanzan el final de temporada con más problemas de los previstos. El Atlético, con su técnico cuestionado y apurado por capturar una plaza europea, y el Celta con el agua al cuello, sólo esperanzado por la reacción que experimentó con el tercer cambio de inquilino en el banquillo.

Por eso, de su cruce de objetivos no salió más que un extraño encuentro, pródigo en errores defensivos, que se plasmaron en más ocasiones y goles que juego.

El Celta, que llegó al Calderón, invicto con el entrenador Ramón Carnero y sin recibir un gol en los últimos cuatro encuentros, encajó el primer tanto a los 70 segundos y otro más en el minuto 5.

En ambos casos, la que parecía la defensa más sólida del último mes, fue la zaga más despistada. En el primer tanto, dejó solo a Nano en el segundo palo y, poco después, no supo cómo despejar en el área una falta indirecta, que Fernando Torres terminó por convertir en el segundo gol.

En cinco minutos, el Atlético se encontró con una situación desconocida, una ventaja casi decisiva y un rival descentrado, pero ni así supo aprovecharlo.

No encontró la forma de jugar a favor de corriente. Sin juego en el centro del campo, donde estuvo poco acertado Diego Simeone e intermitente Jorge Larena, e inseguro en su retaguardia, el Celta tuvo más ocasiones de las que creó.

Sin apretar en exceso, el equipo de Ramón Carnero marcó dos goles (el segundo, del argentino Sebastián Méndez, anulado por fuera de juego), y tuvo otras tres claras oportunidades para equilibrar el partido antes del descanso.

El yugoslavo Savo Milosevic, al rematar de cabeza una falta lanzada por Angel, redujo la diferencia en el minuto 31, pero en una jugada similar al del segundo tanto rojiblanco, José Antonio García Calvo devolvió la tranquilidad a la afición local, apenas siete minutos después.

El conjunto vigués pudo acercarse por medio de Méndez, que marcó un tanto anulado por fuera de juego de Milosevic (m.42), en un despeje contra su portería de Lequi (m.45), o en tres remates que repelió el larguero, tras el descanso.

El primero fue un violento disparo de Borja Oubiña, desde 40 metros, nada más comenzar el segundo tiempo. El segundo un remate de cabeza de Berizzo, que envió con problemas Juanma a la parte superior de la madera (m.48), y el tercero, tras un remate a placer de Angel que botó sobre la línea, fue considerado un "gol fantasma" por los jugadores celestes.

Pero ni así se dio por enterado el conjunto de Gregorio Manzano, que no libró a su afición de la habitual dosis de sufrimiento, sobre todo tras encajar el segundo gol, del brasileño Edu, por otro error defensivo a la salida de una falta (m.69).

Sin acierto, ni suerte, el Celta desperdició las numerosas oportunidades de puntuar que le ofreció el rival y acabó el encuentro con un hombre menos, por la expulsión de Berizzo (m.88), frente a un Atlético presa de los nervios, que capturó una extraña victoria que le mantiene en la pugna por la UEFA.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores