Massú no se apura para encontrar técnico

No se pone plazos y tampoco tiene candidatos. El undécimo jugador del circuito tenístico sólo quiere sentirse cómodo y recuperarse de sus lesiones para luchar por su gran objetivo: el número uno.

31 de Mayo de 2004 | 13:05 | El Mercurio en Internet
Nicolás Massú
Nicolás Massú espera jugar los próximos torneos en césped.
SANTIAGO.- Sin un plazo fijo para definirse ni candidatos entre los cuales elegir, el tenista chileno Nicolás Massú se toma con calma su futuro tras romper el vínculo con el entrenador Gabriel Markus.

Luego de su eliminación en tercera ronda de Roland Garros, con derrota ante el español Tommy Robredo, Massú quebró su relación con Markus, aunque asegura que la decisión pasó por ambos y venía siendo estudiada desde hace algún tiempo.

"Son motivos que incluyen a las dos personas", dijo el jugador, sin dar mayores detalles, pero recalcando que todo terminó "muy bien, con muy buenos acuerdos". Incluso dejó la puerta abierta para que a futuro se pueda reanudar el contacto profesional.

El número uno del país y undécimo ranqueado en la ATP recién ha comenzado a dar vuelta la página y preocuparse de quien será su nuevo técnico. "No me voy a apurar para tomar a alguien por tomarlo", asegura Massú, quien ocupará todo el tiempo necesario para seleccionar a su nuevo estratega.

Massú no dicta requisitos a priori, ni siquiera poniendo como obstáculo que su nuevo técnico también tenga otros pupilos en el circuito, como en principio se había comentado. Esto abre las puertas para el argentino Horacio de la Peña, actualmente trabajando con Fernando González, aunque Massú negó haber pensado en él por el momento.

El jugador sí tiene claro que tendrá en cuenta el aspecto "humano" además del profesional, porque "no sacas nada con tener al mejor entrenador del mundo si no eres feliz". Por esta razón viajará a sus siguientes torneos acompañado, "puede ser un amigo, mi familia o un entrenador por mientras".

La meta de Massú se mantiene clara: quiere llegar a la cima. "Yo quiero ser número uno del mundo, no Top 10", clama una y otra vez. Su largo coqueteo con el grupo de los diez mejores, del que nuevamente quedó alejado tras la victoria de hoy de Lleyton Hewitt en Roland Garros, no lo obsesiona. Deja claro que, pese a los resultados ondulantes, su nivel "está en alza".

Por el momento el viñamarino se concentra en su recuperación, ya que desde su gira europea arribó con una inflamación en el hombro derecho y una contractura en la pierna izquierda, lo que podría incluso marginarlo del próximo torneo que tenía en calendario, en Nottingham. La idea de Massú es llegar el 21 de junio a Wimbledon. Y llegar bien.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores