F-1: Schumacher quiere mantener su hegemonía en GP de Canadá

El alemán de Ferrari, además de sumar otra victoria, intentará aumentar su récord en la pista norteamericana de Montreal: es el que más veces ha ganado con seis primeros lugares.

10 de Junio de 2004 | 09:11 | EFE
MONTREAL.- El español Fernando Alonso buscará recuperar la fortuna -que le ha resultado esquiva en las últimas carreras- en el circuito de Montreal, donde este viernes arrancan los ensayos para el Gran Premio de Canadá, octava prueba del Mundial de Fórmula Uno, que domina el alemán Michael Schumacher (Ferrari).

Alonso (Renault), de 22 años, guarda buen recuerdo de este circuito, en el que el año pasado logró uno de sus récords de precocidad.

El asturiano -que acabó cuarto en la carrera en la que Schumi ganó por delante de su hermano Ralf y del colombiano Juan Pablo Montoya (ambos de Williams-BMW)- se convirtió, en la localidad que albergó los Juegos Olímpicos de 1976, en el piloto más joven de la historia en marcar la vuelta rápida en una carrera de Fórmula Uno.

Con anterioridad, en marzo del año pasado, había pasado a ser el piloto de menor edad en lograr la "pole" y en subir al podio -ambas en Malasia- y poco después, en agosto de 2003, el más joven -y único español- de todos los tiempos en ganar un Gran Premio: el de Hungría, en el Hungaroring de Budapest.

Alonso comenzó el Mundial 2004 con un sobresaliente podio en Melbourne (Australia), pero no ha vuelto a subirse al "cajón", al sufrir diferentes contratiempos -con algún fallo propio y del equipo incluido- entre los que destacó el accidente en el túnel de Mónaco, del que culpó al alemán Ralf Schumacher, que evitó, sobre el papel, lo que, como mínimo, hubiese sido el segundo puesto final en el principado de la Costa Azul.

Hace dos fines de semana, en el Nürburgring alemán, que albergó el GP de Europa, el ovetense -que parecía apuntar a un nuevo podio- lamentó los problemas en la dirección de su bólido y tuvo que conformarse con el quinto puesto final.

En la pista germana, Schumacher se exhibió una vez más y firmó un nuevo doblete para Ferrari con su compañero brasileño Rubens Barrichello, logrando el sexto triunfo en las siete carreras que van. Sólo el italiano Jarno Trulli, el colega de Alonso en Renault, frenó de forma parcial la aplastante marcha del "galáctico" del gran motor al triunfar en Montecarlo.

Schumi, séxtuple campeón mundial, avanza hacia el séptimo título y lidera con sesenta puntos, 14 más que el paulista Barrichello y con 22 de ventaja sobre el inglés Jenson Button (BAR Honda), que, con cinco podios, se ha convertido en la revelación de la campaña.

Trulli es cuarto, con 36; y Alonso, quinto, con 25. Juntos han colocado a la Renault de Flavio Briatore en la segunda posición del mundial de constructores, por detrás de la escudería de Maranello.

El del domingo será el trigesimosexto Gran Premio de Canadá, que sólo ha dejado de disputarse en Montreal en diez ocasiones, y raro será que cambie el guión del campeonato, en el que dominan con claridad Schumacher, Ferrari y los neumáticos Bridgestone, pulverizando literalmente las teorías enarboladas por algunos expertos, que auguraban el inminente fin de su hegemonía.

Porque en el circuito que lleva el nombre del malogrado Gilles Villeneuve -el padre de Jacques, campeón mundial en 1997-, de 4.361 metros y al que el domingo está previsto se den 70 vueltas, el que más veces ha ganado es Michael Schumacher: lo hizo en seis ocasiones (el doble que el segundo en esa relación, el brasileño Nelson Piquet) y en otras tres sólo fue segundo.

Así que, en aras de una mayor emoción, sólo cabe esperar que se haga bueno el dicho de que las estadísticas están para romperlas. Si no, el aficionado a la Fórmula Uno experimentará una sensación parecida a la del lector que descubre que en siete de las últimas ocho novelas leídas el asesino ha sido el mayordomo.

De momento, la cosmopolita y variopinta Montreal -donde el Gran Premio coincide con un importante festival de moda- está preparada para albergar el primer capítulo del periplo norteamericano de la F-1, que se completará el siguiente domingo en Indianápolis. Ya ha habido varios eventos relacionados con la carrera y sus principales avenidas están engalanadas con banderas a cuadros blancos y negros.

Lo que no fue óbice para que el músico callejero que tocaba la guitarra eléctrica en la céntrica Rue St.Catherine no reconociese que el viandante que le lanzó unas cuantas monedas al cesto era un tal Rubens Barrichello.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores