Eurocopa: Italia arrancó un empate a Dinamarca

Pese a que el conjunto danés lo puso todo para llevarse la victoria, los italianos rescataron una igualdad valiosa en su debut.

14 de Junio de 2004 | 14:24 | DPA
Francesco Totti
El italiano Francesco Totti encara al danés Christian Poulsen.
GUIMARAES.- Italia no podría haber inventado jamás el fútbol, porque el deporte nació como divertimento. Los "azzurri" interpretaron el guión de siempre y arrancaron un empate a cero en su debut en la Eurocopa ante una Dinamarca que lo puso todo, pero no obtuvo recompensa.

La consigna de Giovanni Trapattoni a sus jugadores quedó clara desde el arranque: el empate era un buen resultado, y una victoria aún mejor, pero lo más importante era no perder. Sus pupilos, como buenos hijos del "calcio", cumplieron a rajatabla las instrucciones de su jefe, en su debut en el Grupo C del torneo continental.

El resultado de la táctica fue que Buffon y sus dos centrales, Nesta y Cannavaro, fueron los mejores del equipo. Las estrellas que supuestamente tenían que marcar los goles estuvieron desaparecidas. A Del Piero no le salió una, Vieri sólo pudo colocar un remate entre los tres palos y Totti, el que más lo intentó, no tuvo su día.

Dinamarca, por su parte, mostró detalles más que interesantes que le podrían haber dado un merecido triunfo. Desarrolló un fútbol de alto nivel, sacando el balón controlado, con toque rápido y un juego por las bandas que hizo daño a toda Italia menos a Nesta y Cannavaro, espléndidos ante dos delanteros con la movilidad de Tomasson y Sand. Buffon sólo tuvo que intervenir en una ocasión en todo el primer tiempo.

Además, muchos de sus jugadores demostraron poseer muy buena calidad. Rommedahl, del PSV Eindhoven, hizo uso de su endiablada velocidad para entrar continuamente por ambas bandas desafiando a laterales de la experiencia y la calidad de Panucci y Zambrotta. Daniel Jensen fue el gran dueño del centro del campo, y el central Martin Laursen estuvo insuperable en el juego por alto.

Pese al acoso danés, a Italia no le varió el pulso. A los "azzurri" les da igual que un Jorgensen o un Rommedahl se aproximen con peligro al área, porque confían ciegamente en su sistema defensivo. La única diferencia respecto a lo habitual fue que Italia no marcó, porque se encontró con un gran guardameta. Sorensen, que fue elegido el mejor del partido, sacó dos manos prodigiosas a sendos remates consecutivos de Totti y Del Piero.

Mediada la segunda parte, Trapattoni hizo lo que, en su manual de entrenador, debe constar bajo el epígrafe "poner toda la carne en el asador": cambió a Camoranesi, muy luchador todo el choque, por Fiore, un centrocampista de corte más ofensivo. En el juego no se notó.

Al final, ninguno de los dos equipos hizo un especial esfuerzo por llevarse el triunfo. Fue un triste epílogo a un partido en el que sólo un equipo jugó, y el otro simplemente lanzó la caña a ver si pescaba algo, pero se le había olvidado el señuelo.

Ficha del partido:

Dinamarca: Sorensen; N.Jensen, Henriksen, Laursen, Helveg; D.Jensen, Poulsen (m.76, Briske), Jorgensen (m.72, Pérez), Rommedahl; Sand (m.69) C.Jensen) y Tomasson.

Italia: Buffon; Panucchi, Cannavaro, Nesta, Zambrotta; Zanetti (m.57, Gattuso), Perrotta, Camoranesi (m.68, Fiore), Del Piero (m.64, Cassano); Totti y Vieri.

Arbitro: Manuel Enrique Mejuto González (España).

Tarjetas Amarillas: m. 29, Tomasson; m.61, Cannavaro; m.67, Helveg; m.81, Gattuso; m.91, Totti.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores