F-1: Indianápolis cierra fase norteamericana

Este domingo se disputará en la mítica pista el GP de Estados Unidos, con Michael Schumacher (Ferrari) como sólido líder.

16 de Junio de 2004 | 11:34 | EFE
INDIANAPOLIS.- El circuito de Indianápolis, famoso por albergar la carrera de las 500 Millas, cerrará el periplo norteamericano de la Fórmula Uno, que comenzó el pasado fin de semana en Canadá, se completará el domingo con el Gran Premio de los Estados Unidos y regresará a Europa en julio con Michael Schumacher como líder.

Pase lo que pase en Indianápolis, el alemán que capitanea la escudería Ferrari, seis veces campeón del mundo y "hombre-récord" de la reina de las categorías del motor, volverá al Viejo Continente en cabeza de un campeonato en el que ha ganado siete de las ocho carreras disputadas.

Su dominio, el de su bólido y el de sus neumáticos Bridgestone es tan fuerte que el segundo en la clasificación de pilotos es su compañero brasileño Rubens Barrichello, con el que Schumacher ha ganado los últimos cuatro títulos de constructores, apartado en el que Ferrari ha encadenado cinco victorias los pasados cinco años.

Junto a Rubinho -que le "presionó" durante varias vueltas de la carrera de Montreal del pasado domingo- Schumi detenta otra de sus múltiples plusmarcas en F-1, la de victorias dobles, algo que también se produjo en Montreal después de la descalificación del hermano pequeño de Michael, Ralf (Williams-BMW), que inicialmente se había clasificado entrambos.

El dúo Schumacher-Barrichello ya ha firmado veinte "dobletes", cinco de ellos esta misma temporada. Lo han logrado en Australia, Bahrein, España, en el Gran Premio de Europa -disputado en el Nürburgring alemán- y en la pista de la isla artificial de Notre Dame, que se construyó en el centro del río San Lorenzo y donde brilló con luz propia, en los Juegos Olímpicos de Montreal ’76, el piragüista español Herminio Menéndez, en unas instalaciones literalmente "pegadas" al circuito Gilles Villeneuve.

Schumi también ganó en Malasia y en Imola (el Gran Premio de San Marino) y sólo ha dejado de subirse a lo más alto del podio en Mónaco, donde sufrió un contratiempo al "tocarse" con el bólido del colombiano Juan Pablo Montoya (Williams-BMW), que, al igual que su compañero y los Toyota del brasileño Cristiano Da Matta y el francés Olivier Panis habían sido descalificados debido a que las tomas del aire de los frenos no tenían las dimensiones reglamentarias.

La mayoría de los pilotos llegarán durante la jornada de hoy -el español Fernando Alonso, quinto en el mundial, lo hará esta noche desde Miami, donde ha cargado las pilas después del Gran Premio de Canadá- a Indianápolis, donde amaneció un auténtico día de perros, con abundante lluvia.

El español comenzó la temporada subiendo al podio en Melbourne (Australia) y desde entonces ha sido séptimo en Malasia, sexto en Bahrein, cuarto en Imola y en España, quinto en el Gran Premio de Europa -en Nürburgring- y se tuvo que retirar en Montecarlo (tras sufrir el accidente en el túnel monegasco, del que culpó a Ralf Schumacher) y en la carrera del domingo, en Montreal, debido a un problema de transmisión.

Alonso y su compañero italiano, Jarno Trulli, que también abandonó en Canadá, han elevado a la Renault de Flavio Briatore al segundo puesto del campeonato de constructores.

Los pilotos harán su primera toma de contacto con el circuito -en Fórmula Uno no se completa el óvalo, pero se traza casi la mitad del mismo- mañana, jueves, pero no acelerarán hasta el viernes, día en el que comenzarán los entrenamientos.

Entonces la Fórmula Uno será el centro de atracción de una ciudad en la que -a diferencia de en Montreal, donde se podía seguir en abierto y por dos canales: uno francófono y otro en inglés- sólo se pueden ver los partidos de la Eurocopa 2004 de fútbol de Portugal en sistema de pago por visión.

En la noche del martes, en los locales del centro de Indianápolis todo el mundo estaba pendiente del baloncesto, de la NBA y de la histórica "paliza" de los Detroit Pistons a los Lakers de Los Angeles (que se adjudicaron la final por cuatro victorias a una).

A partir de mañana, algunos comenzarán a hablar de Fórmula Uno en un país donde no es tan popular este deporte-espectáculo. Estados Unidos debe de ser de los pocos sitios en los que Schumacher tiene que guardar cola para entrar a un restaurante.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores