Eurocopa: Adiós Figo, bienvenido Ricardo

El portero del Sporting de Lisboa se transformó en el nuevo ídolo del fútbol portugués luego de la espectacular victoria sobre Inglaterra. El volante del Real Madrid vive la otra cara de la moneda: fue sustituido por bajo rendimiento.

25 de Junio de 2004 | 10:04 | DPA
LISBOA.- Portugal ya tiene un nuevo rey. Se llama Ricardo, el portero de la selección, el héroe del épico encuentro ante Inglaterra, quien dedicó su memorable actuación "a la nación, responsable del éxito".

Cada batalla tiene su héroe, y hoy toda la prensa proclama a Ricardo como el general que guió al triunfo a las tropas lusas sobre las inglesas, después de un encuentro que se decidió en la fatídica tanda de penales. Allí, el arquero detuvo el último lanzamiento inglés y anotó el posterior.

"Me encanta tirar penales. No fue nada improvisado, ya estaba decidido que yo asumiría esa responsabilidad. Tiré con toda la confianza e hice feliz a toda Portugal. Fue inolvidable", dijo el arquero.

Ricardo es un portero espigado, de 188 centímetros de estatura y 77 kilogramos de peso. Es el sucesor de Vitor Baía, todo un ídolo en el país, quien se quedó fuera de la Eurocopa en una decisión muy criticada del seleccionador Luiz Felipe Scolari. El técnico brasileño parece bendecido en cada decisión que toma.

El nuevo portero titular del combinado luso juega en el Sporting de Lisboa, y está considerado como el mejor portero que ha dado el país en décadas, a pesar de que su momento de gloria le llega a los 28 años.

A su envergadura añade una gran agilidad, impropia de un físico tan imponente. Esa es una de las claves que explican su condición de especialista en parar penales. Además, es un portero que huye del exhibicionismo gratuito. No es tan "vedette" como Baía, y quizá por ello aún no emigró a un equipo importante, fuera de su país.

A Ricardo no le importó estar casi una hora con todos los medios de comunicación que le reclamaron después del partido ante Inglaterra. Llevaba un atuendo deportivo muy discreto que contrastaba con las ropas de marca vestidas por compañeros como Luis Figo o Nuno Gomes.

"En este partido viví momentos que recordaré siempre. Tiemblas al ver a tantos miles de hinchas llorando contigo. Realmente son ellos los que determinaron el triunfo ante Inglaterra. Entre todos tenemos que seguir el sueño de jugar la final de la Eurocopa", dijo el jugador.

Ricardo es el héroe tranquilo, un tipo tan discreto que apenas parece dejar huella más allá de lo que hace en el campo. Por eso, el autobús del equipo que sacó a los jugadores del estadio echó a andar mientras el portero aún atendía a la prensa.

Ricardo silbó fuerte y entonces la expedición portuguesa advirtió que faltaba un futbolista: el héroe del encuentro, nada menos. Se disculpó ante la prensa y salió corriendo hacia el autocar. Nadie diría que era el personaje más importante del país en esos momentos.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores