Armstrong gana el Tour de Francia y es el primer hexacampeón

El ciclista tejano, a punto de cumplir los 33 años, dio todo un curso de calidad, ambición y poderío en el Tour que acaba de finalizar en la capital francesa.

25 de Julio de 2004 | 11:53 | DPA/EFE

El ciclista norteamericano celebra su logro.
PARÍS.- El estadounidense Lance Armstrong se convirtió hoy en el primer hexacampeón del Tour de France de ciclismo al llegar como líder a los Campos Eliseos de París, donde se impuso en el sprint el belga Tom Boonen.

Segundo en el podio fue el alemán Andreas Kloeden, mientras que el tercer lugar fue para Ivan Basso.

Lance Armstrong se impuso ayer en la última etapa contrarreloj del Tour, en los 163 kilómetros finales de recorrido.

El ciclista tejano, a punto de cumplir los 33 años, dio todo un curso de calidad, ambición y poderío en el Tour que acaba de finalizar en la capital francesa, el que le ha servido para quedarse solo en el historial con seis títulos, por delante de los hasta ahora más grandes de la carrera, como Anquetil, Merckx, Hinault e Indurain, todos ellos los componentes del “club de los 5”

Armstrong, convertido en un símbolo mundial de superación tras derrotar un cáncer, volvió a ser el mejor, razón por la que justifica su condición de “esclavo del ciclismo”, su razón de ser y de vivir. El astronauta del ciclismo vive por y para el Tour, y cada día que se levanta el sacrificio está orientado a volver a escuchar el himno de su país en los Campos Elíseos el último domingo del mes de julio.

“Soy un esclavo de mi profesión. Preferiría comer hamburguesas, beber vino y divertirme, pero me lo impide mi deseo de ser el mejor del mundo. Ganar el Tour es mil veces mejor. Me gusta trabajar por la victoria. Soy el mejor porque soy el que más sacrificios hace”, ha repetido Armstrong en muchas ocasiones.

Armstrong ganó una edición fácil y cómoda, al contrario que la versión anterior, que fue la de las caídas y accidentes. Si el año pasado se salvó de milagro de lesiones serias en dos caídas, este ejercicio llegó a París como emperador absoluto con 6 victorias de etapa y demostraciones que permiten pensar que si quiere puede volver a por el séptimo título. “Me he divertido como nunca”, dijo.

Su capacidad de sufrimiento y su mentalidad para superar problemas dentro y fuera de la carretera, esa que le hace parecer de otra pasta, la forjó desde bien pequeño. No tuvo una infancia demasiado cómoda. En su casa padeció el abandono de su padre y el padrastro solo le aportó violencia y odio.

Armstrong ya daba muestras de su ambición con 15 años. Entonces era profesional del triatlón y llegaban los primeros ingresos a sus bolsillos. Dijo que pronto sería el mejor. Con apenas 21 años ganó su primera etapa en el Tour y confesó que si otro Armstrong alcanzó la luna, él llegaría “hasta Marte”.

“Es el tiempo de Armstrong”, dijo un día el ciclista del US Postal por si había quedado alguna duda entre sus rivales, que siguen intentando encontrar el punto débil de un hombre que tras luchar por la vida parece ser indemne a todo tipo de ataques. Rivales, directores de equipos y expertos varios aceptan el eslogan igual que en tiempos recientes con Indurain. “No hay duda, es superior”, dicen resignados.

“No soy un animal, soy un competidor, a veces paciente y a veces agresivo. Tácticamente soy bastante inteligente para saber atacar de forma selectiva y en el momento oportuno. Trabajo para ganar y el Tour es mi vida”, comentó.

Armstrong, nacido el 18 de septiembre de 1971 en Austin, debutó como profesional con el Motorola en la Clásica de San Sebastián, donde quedó el último en 1992, pero luego la ganó en 1995 y consiguió un año después en Verdún su primera etapa del Tour de Francia.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores