La selección chilena, uno a uno

18 de Noviembre de 2004 | 00:41 | El Mercurio en Internet


SANTIAGO.- Revise la actuación individual de los chilenos en el encuentro ante Perú en Lima, que terminó con triunfo de los limeños por 2-1:

Nelson Tapia: Cuando decía que no ser titular en Santos no le influía tanto, estaba en lo cierto. Atinado para salir, seguro de manos y, a su edad, con estupendos reflejos. Salvó unas cuantas y no tuvo mayor responsabilidad en los goles.

Cristián Álvarez: Le puso empeño por su banda, pero no fue suficiente. En el primer tiempo casi no se proyectó y en el segundo, cuando era necesario su aporte con el marcador adverso, el físico le pasó la cuenta y siempre llegó arriba trastabillando. Terminó el partido lesionado, pero en cancha.

Luis Fuentes: El zaguero que se destacaba por su regularidad y confianza, cumplió su peor papel en lo que va de las Eliminatorias. El segundo gol fue, en gran manera, un desmérito suyo, al no poder controlar un balón que terminó servido en bandeja para Paolo Guerrero.

Pablo Contreras: Se nota que tiene más continuidad en su club. Aporta fuerza y timing en los cruces, aunque como toda la defensa chilena, no estuvo claro en la salida ni tampoco dominó en el juego aéreo. El punto más alto en una de las presentaciones más bajas de la defensa nacional.

Rafael Olarra: El zaguero de la UC jugó algo incómodo contra la línea y nunca fue un agente de salida por el costado zurdo. Aportó algo de pierna fuerte, pero más confundió con su desorden y terminó siendo sacrificado para meter otro delantero en el segundo tiempo.

Rodrigo Meléndez: Hasta los 43', cuando salió expulsado por responder a una falta que le cometieron, el "Kalule" no hacía un gran partido. Bien en el quite, pero opaco en la entrega del balón. Incluso equivocó dos pases que derivaron en peligrosas acciones de los peruanos.

Claudio Maldonado: Tras la expulsión de Meléndez, debió realizar el doble de trabajo y nunca pudo desdoblarse para formar acciones ofensivas. No fue dominante en la mitad del campo y terminó dejando su lugar a Jorge Valdivia a 15' del final. Por lo que hace en su club, se le pediría más en la "Roja".

Rodrigo Valenzuela: Uno de los más pobres en el primer tiempo, por lo que su cambio al mediotiempo era previsible. No hizo ningún daño por la banda derecha y tampoco fue eficaz en detener las subidas del lateral Vargas, dejándole todo el trabajo a Cristián Álvarez. Chile extrañó a alguien que asistiera en la salida y Valenzuela fue responsable de esa carencia.

Mark González: Era uno de los mejores de Chile en los primeros minutos, con un ritmo dominante por la banda izquierda. Una y otra vez sacó ventaja por su sector, dejando en el camino a quien se le cruzara. Pero sigue teniendo el problema de siempre: sus centros nunca llegan a un compañero. Pese a sus fallas en el último toque, fue el agente de salida más claro de Chile.

David Pizarro: Tuvo pocas oportunidades de elaborar jugadas de riesgo, ya que Perú sencillamente se "robó" el balón durante casi todo el partido. Cuando tuvo la pelota, rindió con altos y bajos, a veces colocando un buen pase -como uno a Pinilla que terminó con remate en el palo- o en otras cayendo al piso ante la marca limpia de un rival. Cuando ingresó Valdivia, tuvo un "amigo" con quien jugar en el medio y su fútbol ganó puntos.

Mauricio Pinilla: Se sabía que lo suyo iba a ser una tarea solitaria. Tuvo dos oportunidades claras, un remate al palo y un cabezazo atajado por Ibáñez, que bien pudieron cambiar el partido. Aguerrido, pero a veces ingenuo al lanzarse al piso pidiendo fouls inexistentes y con problemas para recibir de espaldas, porque usualmente lo anticiparon. Aún así, mantuvo preocupación en la zaga peruana.

Juan Luis González: (Suplente) Ingresó por Valenzuela para ayudar a Maldonado en el quite, lo cual permitió aliviar a Chile del toque peruano que parecía incesante y vertiginoso. Lo justo y necesario para un jugador al que no se le pueden exigir frutos que simplemente no da.

Sebastián González: (Suplente) Ingresó en la última media hora y pudo convertirse en el héroe del partido, pero no le alcanzó. Anotó el descuento aprovechando con buen olfato un error rival, pero en los descuentos se enredó en la jugada que pudo significar un agónico y jugoso empate. Al menos rompió su sequía con la selección y se ganó la posibilidad de seguir apareciendo en futuras nóminas.

Jorge Valdivia: (Suplente) Era el jugador que todos esperaban antes. Demostró que estaba a nivel de selección contra Argentina, pero aún así apenas jugó 15 minutos contra los peruanos. En ese lapso se juntó con Pizarro y entre ambos tejieron una de las mejores jugadas chilenas, que casi termina en el empate. Su talento debió estar en la cancha más minutos.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores