Fútbol: Gran Bretaña se quejará ante España por racismo

"Me gustaría que pidiera a la Federación Española de Fútbol que condenara las escenas que presenciamos anoche en el Bernabéu", añadió. "También espero que la FIFA y la UEFA investiguen el caso", precisó el ministro británico de Deportes, Richard Caborn.

18 de Noviembre de 2004 | 13:04 | Reuters
LONDRES.- El gobierno de Gran Bretaña se quejará al de España debido a que los jugadores negros de su selección de fútbol fueron objeto de insultos racistas por parte del público durante el partido amistoso disputado el miércoles entre ambos países, en el estadio madrileño Santiago Bernabéu.

"No hay sitio para el racismo en el fútbol o en la sociedad moderna, y creo firmemente que se necesitan tomar medidas al máximo nivel", dijo el ministro británico de Deportes, Richard Caborn.

"Escribiré a la ministra de Deportes española para expresarle mi descontento por su comportamiento (el de los aficionados)", dijo Caborn a la emisora de radio BBC.

"Me gustaría que pidiera a la Federación Española de Fútbol que condenara las escenas que presenciamos anoche en el Bernabéu", añadió. "También espero que la FIFA y la UEFA investiguen el caso", precisó.

El día anterior, la Federación Inglesa de Fútbol dijo que se quejaría ante la FIFA por los insultos racistas dirigidos contra sus jugadores negros durante un partido amistoso de su selección Sub 21 ante los juveniles de España.

España resta importancia al asunto

Los medios de comunicación y las autoridades futbolísticas españolas restaron importancia este jueves a los comentarios racistas durante el partido amistoso España-Inglaterra y acusaron a los ingleses de iniciar una caza de brujas contra ellos.

España ganó el encuentro en el estadio madrileño Santiago Bernabéu y el único gol del partido se produjo por un cabezazo, en el minuto nueve, gracias al defensa Asier del Horno.

El partido se vio afectado por los continuos gritos del público que imitaban el sonido que producen los monos dirigidos a los jugadores negros de la selección inglesa y gran parte de los 55.000 espectadores del Santiago Bernabéu coreaban "Al bote, al bote, negro de mierda el que no bote".

Tras el partido el jefe de prensa de la Federación Española de Fútbol, Fernando Garrido, rechazó permitir preguntas sobre los incidentes, diciendo que parte de la culpa del incidente recaía en los periodistas británicos.

"¿Hubo cánticos racistas contra algunos jugadores? No ha sucedido en la liga española y en España desde hace muchos años", dijo. "Así que vosotros (periodistas ingleses) os deberíais preguntar qué habéis hecho para contribuir a todo esto".

Los antecedentes de este hecho estuvieron marcados por la controversia que despertó el director técnico español, Luis Aragonés, que defendió encolerizado sus recientes declaraciones sobre el francés Thierry Henry en las que se refería al delantero francés del Arsenal como "negro de mierda" durante una sesión de entrenamiento.

Aragonés se negó a comentar los cánticos del público, diciendo que sólo estaba preparado para contestar preguntas sobre el juego de su equipo.

Antes del partido se emitió un video antirracista de 10 minutos en las pantallas gigantes del estadio y los dos equipos se alinearon tras una pancarta en la que se leía: "Todos unidos contra el racismo en el fútbol".

Pero la atmósfera se agrió tan pronto como entraron en el partido y Ashley Cole y posteriormente el sustituto Shaun Wright-Phillips fueron recibidos con ruidos que imitaban a los monos cada vez que tocaban el balón.

La emisora deportiva Radio Marca también culpó a la federación inglesa por atizar el tema del racismo, diciendo que sus quejas sobre insultos racistas en el partido del martes entre las selecciones Sub 21 de España e Inglaterra en Alcalá de Henares eran totalmente infundadas.

"Sí, hubo insultos, por supuesto, pero no por ser negro, blanco, verde o azul", afirmó Marca.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores