Federer sigue siendo el "maestro"

El suizo se adjudicó por segundo año consecutivo el masters de tenis, que reúne a los mejores jugadores de la temporada, al vencer en la final al australiano Lleyton Hewitt, por 6-3 y 6-2.

22 de Noviembre de 2004 | 08:29 | DPA
HOUSTON.- El suizo Roger Federer puso un broche de oro a una temporada de ensueño, al vencer en Houston por 6-3 y 6-2 al australiano Lleyton Hewitt y consagrarse así por segunda vez consecutiva campeón invicto de la Copa Masters de tenis.

Ni siquiera la lluvia que primero obligó a posponer el inicio del partido tres horas y que luego interrumpió el primer set, pudieron frenar la arrolladora marcha del "Federer Express", ganador de once certámenes ATP en 2004, incluidos tres títulos de Grand Slam, y con el número uno de la temporada en su bolsillo desde hace meses.

El suizo de 23 años liquidó a Hewitt como si se tratara de un simple trámite, en apenas 1:07 horas de juego, y se aseguró un cheque de 1.520.000 dólares por ganar el Masters sin una sola derrota en cinco partidos.

De esta forma, no hubo sorpresas en el Westside Tennis Club: dentro de un historial parejo, que hasta hoy arrojaba siete victorias para cada uno, Federer había doblegado a Hewitt en los cinco enfrentamientos de esta temporada, incluida la final del US Open y también su partido de primera ronda en Houston.

"Fue un año extraordinario, porque lo inicié ganando el Abierto de Australia y lo cerré con este trofeo", dijo Federer en el court central, mientras recibía la llave de un automóvil de lujo entregado como premio por una de las empresas patrocinadoras del circuito masculino.

El raid ganador del suizo -que llegó al Masters tras una inactividad de seis semanas debido a una lesión en el muslo-, se extiende a trece finales ganadas al hilo y no conoce la derrota desde su eliminación en los Juegos Olímpicos de Atenas.

La lluvia malogró un primer set que desde el arranque tuvo la inequívoca marca del tenis completo y sin fisuras de Federer. En esa primera media hora, Hewitt pareció no poder entrar nunca en el partido.

Federer quebró para 2-0 y mantuvo su saque con solvencia, hasta que en el octavo game, con un marcador a su favor de 5-2 y 30-40, llegó la interrupción, por más de una hora.

En el regreso, nada cambió. Federer se llevó la primera manga expeditivamente, y Hewitt apenas si pudo reaccionar para levantar tres break points en contra en el primer juego. Pero la amenaza de una recuperación se quedó en eso: el europeo hacía fácil lo que para el australiano era costoso, y rompió el saque de su rival en el quinto y en el séptimo juegos.

"No tiene un servicio como el de (Andy) Roddick y el de (Marat) Safin, pero es muy difícil que te dé oportunidades cuando saca", describió Hewitt el saque de Federer, que metió nueve aces y tuvo una efectividad del cien por ciento en primeros servicios.

Con el 5-2 puesto, Federer sirvió para partido. Una devolución de Hewitt se fue larga y surgió entonces el grito de "yeah" de la boca de Federer, coronado otra vez como "maestro de los maestros" en Houston, que cerró el año con una ventaja de más de 500 puntos sobre Roddick en la Carrera de Campeones.

Hewitt, quien cumplió una excelente temporada y está cerca del nivel que le permitió escalar en su momento a la cima del ranking, se quedó con las ganas de arrebatarle el número dos del mundo al estadounidense Andy Roddick, y de conquistar su tercer Masters en cuatro años, tras los cetros de Sydney 2001 y de Shanghai 2002.

Precisamente, en Shanghai, en un estadio flamante, lujoso y techado, los ocho mejores tenistas de la temporada 2005, sin preocuparse por el pronóstico meteorológico, disputarán la próxima Copa Masters.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores