Massú: "Sueños me quedan muchos"

El número uno de Chile calificó de "muy exitosa" su temporada, pero dejó en claro que aún tiene metas por cumplir y que, con la experiencia ganada en los últimos dos años, puede conseguirlas: un Grand Slam y la Copa Davis.

22 de Noviembre de 2004 | 15:04 | El Mercurio en Internet
SANTIAGO.- Nicolás Massú retornó al país "refrescado" tras un par de semanas de descanso en el Caribe, presto para entregar su evaluación de la temporada 2004 y poniendo nuevas metas para la siguiente campaña.

No dejó tema sin tocar el número uno de Chile, que en su conversación habló desde el nuevo desafío en Copa Davis, hasta su intención de convertirse en entrenador tras su retiro del tenis.

Mirando hacia atrás, el viñamarino no dudó en calificar el 2004 como un año de cuentas alegres. "Fue un año exitoso, muy bueno, de muchos recuerdos. Fue un año de momentos inolvidables", encabezó el jugador.

Ni siquiera el bajón que tuvo en los últimos torneos lo dejó descontento. "Para mí después de las Olimpiadas jugué bastante bien. Podría haber hecho mucho más, pero hacer dos cuartos de final, una semifinal y una tercera ronda en torneos donde aún necesito aprender mucho, para mí es muy bueno", evaluó Massú, quien actuó en los últimos cuatro certámenes del año disminuido por una molestia en la espalda.

Precisamente estas dos semanas de descanso le permitieron a Massú aliviar su lesión, sin la necesidad de realizar una operación que lo hubiese dejado tres o cuatro semanas sin actividad. "Estos días me van a servir para evaluar, pero me siento mucho mejor", comentó el jugador, agregando que "en dos semanas ya casi no siento dolor y eso es una buena señal".

En lo inmediato el viñamarino piensa en los cuatro partidos de exhibición que jugará de aquí a fin de año, además de la etapa de pretemporada que iniciará el 5 de diciembre en la capital. Los duelos amistosos ya confirmados son este viernes ante Gastón Gaudio en Santiago, el domingo ante Luis Horna en México, el 16 diciembre en la Copa Argentina y el 29 del mismo mes ante Marcelo Ríos.

Pensando en el 2005

Si bien recibió ofrecimientos para jugar torneos a principio de año, Massú decidió privilegiar la pretemporada e iniciar su año tenístico en el Abierto de Australia. Luego jugará torneos de arcilla en Sudamérica, donde ya está confirmado en Viña del Mar y Brasil, y con casi toda seguridad en Buenos Aires. Más adelante viene el duelo de Copa Davis ante Rusia y los Masters Series de Indian Wells y Key Biscayne.

"No voy a jugar nada hasta el Abierto de Australia y después voy a jugar los torneos de Sudamérica. De ahí vienen la Copa Davis, Indian Wells y Key Biscayne, que son obligatorios. Eso es lo único que tengo claro", adelantó Massú, que reconoció que pretende bajar levemente la carga de campeonatos este año.

Poniendo la mira en la próxima campaña, Massú se siente distinto. "En dos años aprendí quizás más que en toda mi carrera", dijo el jugador, que dice haber ganado esa cuota de experiencia necesaria para dar el último gran impulso a la élite del tenis mundial.

"Uno siempre espera hacer cosas más grandes todavía. Sueños me quedan muchos. Ganas y motivación me sobran para seguir logrando las cosas que me faltan", aseguró Massú, quien especificó que esto no se trata necesariamente de un mejor ránking. "Un sueño sería ganar un Grand Slam o ganar la Copa Davis", dijo Massú, en algo que considera "difícil, pero posible". "Tengo el tenis para llegar más arriba de una tercera ronda en un Grand Slam", concluyó.

Con la ensaladera en los planes

La Copa Davis sigue seduciendo a Massú, que plantea el torneo de equipos como uno de los "sueños" que le van quedando. Examinando al equipo ruso, Massú le bajó el perfil al buen momento que pasa Marat Safin.

"Está pasando por una buena racha", comentó, pero agregando que el equipo ruso no es sólo él y que habrá que tener cuidado con otros jugadores, como Mikhail Youzhny. "No hay que preocuparse sólo de Safin. Hay otros jugadores que están dentro de los 30 del mundo que son bastante buenos. No va a ser fácil", agregó.

Tal es el entusiasmo de Massú por jugar en Moscú, que poco le importa a estas alturas la nacionalidad del capitán. "Puedo tener mi opinión, pero mi pensamiento en jugar la Copa Davis simpre va a ser igual: lo que tengo que hacer es entrar a la cancha y ganarle a mi rival. El resto lo tiene que manejar la Federación", manifestó.

Punto aparte para la Copa del Mundo de Düsseldorf, torneo que también le entusiasma. "Tenemos ganas de jugarla. Yo no he hablado con Fernando (González) y supongo que vamos a jugar. Es un torneo importante para nosotros", aseguró.

Massú, el técnico

El actual 18° del mundo ya lo ha dicho más de una vez: no va estar jugando tenis por diez o quince años más. Su preocupación tras guardar la raqueta pasar por saber qué será de él tras el retiro y qué será del tenis chileno.

"Hay que preocuparse de los niños, de los juveniles. En Chile todavía no se ha explotado el boom tenístico que generó Marcelo Ríos y que estamos generando nosotros. Se podrían haber hecho cosas mucho más grandes. Algo está faltando", afirmó Massú, quien también reconoció estar interesado en la idea de convertirse en entrenador.

"Me gustaría ser algún día capitán de Copa Davis, tener quizás mi club con chicos y enseñarles en forma más tranquila, más pausada, para no tener que estar viajando todo el año. Uno nunca sabe. Quizás si me ofrecen ser entrenador del número uno del mundo, lo pienso. Si es el 200, no", concluyó.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores