Tenis: Nadal se queda con el torneo Conde de Godó

El español derrotó en la final a su compatriota Juan Carlos Ferrero, por 6-1, 7-6 (7/4), 6-3.

24 de Abril de 2005 | 13:02 | DPA
BARCELONA, España.- Rafael Nadal volvió a mostrarse hoy imparable en la final del torneo de tenis de Barcelona, donde venció a Juan Carlos Ferrero y se adjudicó su cuarto torneo en 2005, que le permitirá ascender hasta el séptimo puesto del ranking mundial del tenis masculino.

Nadal, octavo favorito, se impuso por 6-1, 7-6 (7-4) y 6-3 a Ferrero y suma un nuevo título a los logrados en Acapulco, Costa do Sauípe y Montecarlo, todos ellos, como Barcelona, sobre polvo de ladrillo.

La final fue tan vibrante como se esperaba. Bajo un sol barcelonés más propio del verano que de la primavera y ante una cancha central del club de tenis Barcelona completamente llena, Nadal y Ferrero depararon un duelo de casi tres horas de duración de mayor igualdad que la que reflejó el marcador final.

Nadal no bajó un ápice el nivel de todo el año. El presunto cansancio por jugar también en dobles no se apreció por ninguna parte.

Ferrero, por su lado, demostró de nuevo el tenis exhibido en las dos últimas semanas, cercano al mejor de 2003. Pero aún así, fue insuficiente para superar a Nadal, que apenas hizo errores, lo devolvió todo y mostró un drive y un servicio casi impecables.

El joven de 18 años quebró a Ferrero en un competido cuarto juego al aprovechar su quinto punto de break y tras levantar tres ventajas de Ferrero.

Con ventaja 3-1, Nadal se lanzó y ganó el primer ser por 6-1. ’’Tuve bolas para ganarle juegos. En el descanso pensé que pese al 6-1 podía’’, explicó Ferrero tras el encuentro.

En el segundo, Ferrero demostró sus esperanzas y las fuerzas se igualaron más. El campeón de Roland Garros 2003 forzó hasta el máximo y Nadal optó por aguantar. A falta de brillantez, el mallorquín se defendió con uñas y dientes ante el mejor juego de Ferrero, que quebró a Nadal, algo que no había hecho nadie antes en todo el torneo.

"Es duro el chaval éste", dijo Ferrero dirigiéndose hacia la tribuna tras uno de los escasísimos errores del joven.

Pero Nadal lo recuperó al instante y se llegó en plena igualdad al tie-break, donde Nadal se mostró de nuevo infalible.

"Fallé poco y en el tie-break acerté con los golpes ganadores. Estoy muy contento por haber jugado bien los momentos importantes", explicó Nadal.

"Fue un rollo perder el segundo set, le he dominado pero no estuve bien en los pequeños detalles y no aproveché los momentos que tuve", señaló Ferrero. "Si los hubiera aprovechado, el partido se habría igualado", agregó.

En la tercera manga Ferrero no se desmoronó pese a la impotencia que sentía ante la resistencia y la potencia de los golpes del ya mejor jugador español del ranking. "Traté de seguir animado pese a todo", dijo el ex número uno mundial. Se puso 3-0 abajo pero siguió luchando ante el "ciclón" Nadal.

En el quinto juego, Ferrero echó el resto. Fue un juego que duró quince minutos. Gozó de hasta cinco puntos de break, salvados todos por Nadal, con una confianza inquebrantable.

"Al menos falla alguna", decía resignado el valenciano tras un error de Nadal. Sabía que era su última oportunidad, pero el mallorquín lo salvó y ya tenía el partido en la mano.

El ex número uno del mundo forzaba, pero le costaba mucho ganar los puntos, mientras que Nadal necesitaba menos para ir avanzando en el marcador. No fallaba y su servicio era demoledor. Ferrero dominaba, su drive le funcionaba, pero también cometía más errores no forzados.

Así se llegó hasta el 5-3 y a la primera oportunidad, con su servicio, Nadal cerró el partido para hacerse con el cuarto título del año que le lleva a ser el número siete del mundo a partir de mañana, el mejor jugador español.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores