Roland Garros se queda sin su campeón: eliminado Gaudio

En una jornada negra para el tenis argentino, el campeón defensor Gastón Gaudio y su rival en la final del año pasado, Guillermo Coria, resultaron eliminados en París.

30 de Mayo de 2005 | 09:30 | DPA

PARÍS.- El tenis argentino vivió hoy un "lunes negro" en Roland Garros, con las derrotas de sus dos máximas raquetas, Gastón Gaudio y Guillermo Coria, campeón y finalista del año anterior.

Tras la derrota de Gaudio ante el español David Ferrer por 2-6, 6-4, 7-6 (7-5), 5-7 y 6-4, Coria se sumó a la debacle cayendo por 2-6, 6-3, 7-6 (7-1) y 6-2 ante el ruso Nikolai Davydenko. Los únicos argentinos que sobreviven en el torneo son el cuartofinalista Guillermo Cañas, así como José Acasuso y Mariano Puerta, que se miden hoy por un lugar entre los últimos ocho.

Ferrer, 21 del ranking mundial, avanzó así a los cuartos de final, su mejor actuación en el torneo, y se enfrentará mañana al ganador del choque que completan hoy el español Rafael Nadal y el francés Sebastien Grosjean.

Gaudio sumaba diez triunfos consecutivos en París -siete del título de 2004 y tres en la edición actual-, pero durante todo el torneo alegó no estar jugando en su mejor nivel.

Hoy, en un partido por momentos enloquecido y de cuatro horas y cinco minutos de duración, Gaudio no supo mantener el muy buen juego que mostró en el set inicial. Fue capaz de salvar seis "set points" en el tercer set, y de recuperarse de un 2-6 en el tie-break, pero finalmente cedió el desempate por 7-5.

"Quedate tranquilo, que hoy gana", le dijo en un momento del encuentro Gaudio al entrenador de Ferrer, Javier Piles.

El choque fue muy "verbal", con ambos jugadores murmurando, hablando solos o incluso dialogando entre ellos y con sus entrenadores.

Ferrer, en cuyo rostro se advertía cierto temor a la recuperación del argentino, necesitó permanentemente del aliento de Piles. "¡Qué ha pasado, qué ha pasado!", decía con los ojos desorbitados y el rostro contraido el español. "Nada", le respondía su entrenador, un tanto desconcertado ante el terror que trasuntaba la imagen del jugador.

Pero lo cierto es que sucedía bastante. Ferrer era un gladiador, y Gaudio maravillaba con su revés para al instante siguiente destrozar su raqueta contra el piso por pegar mal ese golpe. Una advertencia (warning) del juez de silla a Gaudio con Ferrer 5-2 arriba en el tie break del tercer set le dio un punto extra y cuatro set points al español.

"¡Estoy dando vergüenza aquí dentro!", gritaría Gaudio poco después. Lo curioso es que lo hacía con ventaja de 3-0 en el cuarto set, parcial que ganaría por 7-5.

Tenía el pase a cuartos en sus manos, con una ventaja de 4-0 en el set decisivo. Pero el argentino convocó todos sus fantasmas y vivió todos los cortocircuitos posibles en su juego para que, menos de media hora después, Ferrer se arrojaba de espaldas al suelo, sin creer aún que el triunfo era suyo.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores