Partido entre Iberia y Curicó terminó con ochenta heridos

El encuentro por la liguilla final de la tercera división había sido suspendido a los 70 minutos por agresión a un juez del línea, desatando violentos incidentes fuera de la cancha.

21 de Noviembre de 2005 | 10:42 | EFE
SANTIAGO.- Ochenta personas heridas, tres de ellas de gravedad, y 15 microbuses destruidos, fue el resultado de una gresca durante el partido entre Iberia y Curicó Unido, correspondiente a la liguilla final de la tercera división, informaron fuentes policiales.

Los incidentes estallaron en el minuto 70 del partido, disputado en la ciudad de Los Ángeles, cuando el local Iberia se puso en ventaja por 2-1 y para celebrar, su barra comenzó a lanzar toda clase de objetos a la cancha.

Una botella dio en la cabeza del línea Raúl Barros, que cayó inconsciente al piso, lo que determinó que el árbitro, Raúl Sepúlveda, diera por terminado el partido por falta de garantías.

Los hinchas del Curicó que habían llegado a la ciudad en casi un centenar de microbuses fueron retenidos por Carabineros durante dos horas y media en el estadio, a fin de evitar confrontaciones con los hinchas locales.

Esfuerzo inútil

Sin embargo, el esfuerzo no sirvió de nada, ya que, nada más poner los pies fuera del recinto, una lluvia de piedras cayó sobre la hinchada visitante e incluso, dijeron testigos, hubo disparos con escopetas artesanales.

El ataque generó un cuadro de histeria colectiva entre los niños y mujeres, que corrieron despavoridos, mientras los mayores se enzarzaron en peleas en las que también salieron a relucir cuchillos y armas contundentes.

Al menos 80 personas, en su mayoría seguidores del Curicó Unido, fueron atendidas en centros asistenciales de Los Angeles, de las que tres quedaron hospitalizadas por la gravedad de sus lesiones, dijeron las fuentes.

El coronel Carlos Varas, prefecto de Carabineros de la zona, dijo hoy que hay doce detenidos a disposición de la fiscalía como resultado de la refriega, que se extendió por unas tres horas en los alrededores del estadio.

Cuando todo parecía terminado, los conductores de los microbuses que regresaban a Curicó, situada a unos 300 kilómetros al norte de Los Angeles, intentaron bloquear la carretera hasta que se les constatara los daños, lo que provocó una nueva intervención de la policía.

En el plano deportivo, los dos goles de Iberia fueron marcados por Miguel Santana y Gilberto Tobar, mientras el descuento para Curicó corrió por cuenta de Rodrigo Sáez.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores