Real Madrid resucita en Málaga con un triunfo

El cuadro merengue cuajó una satisfactoria actuación ahora bajo el mando de Juan Ramón López Caro. Ramos y Robinho anotaron en el 0-2.

11 de Diciembre de 2005 | 17:21 | EFE
MALAGA.- Juan Ramón López Caro dio con la tecla del éxito, reanimó a un equipo "enfermo" en los últimos meses, y con el encomiable trabajo de Sergio Ramos como líder del equipo, el Real Madrid por fin jugó un partido con autoridad y tumbó al Málaga, un rival que nunca perdió la cara al partido.

López Caro, el sustituto de Vanderle Luxemburgo, fue el gran triunfador de la noche. El en el banquillo. Y Sergio Ramos en el césped. López Caro promete. Y quiere demostrar en tres semanas que no es ningún meritorio. Conocimientos tiene y hoy con su planteamiento eficaz demostró que debe contar con el crédito correspondiente.

Este nuevo Madrid estuvo mejor colocado. Con más racionalidad. Ahora ya cada uno es dueño de su zona. Se acabó el laberinto. Robinho estuvo pegado a la banda derecha, Guti y Sergio Ramos en el doble pivote, Zidane a la izquierda y Ronaldo en punta. Un claro 4-2-3-1, que devuelve al Madrid a la realidad.

Málaga comenzó fuerte. Con un tanto anulado a Salva por mandar el balón a la red con la mano. Era el minuto 18 y Salva tenía hambre de gloria. A los 22 Iker Casillas le sacó una increíble que se iba dentro.

Sin embargo, el Real Madrid reaccionó. Con criterio. Y con un acierto total de López Caro al situar a Sergio Ramo en el mediocentro. Es Ramos un futbolista carismático. Un jugador "total" que va a echar la puerta abajo de la selección en el Mundial. Sergio muerde, distribuye y empuja a sus compañeros.

Su gol, el del 0-1, sirvió para ilustrar una vez más su vocación ofensiva. Va bien por arriba. Así marcó el martes en Liga de Campeones en Grecia y de nuevo hoy acertó con un córner de Zidane.

El gol reactivó al Madrid. Y de inmediato Robinho largó un latigazo que tumbó a Francesc Arnau. Robinho, jugando serio, dejando las bicicletas para los entrenamientos, gustó con espacio en la banda. Siendo vertical. Todo lo contrario que Ronaldo y Baptista. De ninguno hubo noticias.

El Málaga intentó la remontada en el segundo tramo. Jugó a buen ritmo, con intensidad, media hora. Antonio Tapia, el técnico del Málaga, puso en el campo a Paco Esteban, un futbolista eléctrico, que revolucionó a su equipo, aunque no tuvo tino arriba.

Tapia incluso quitó a Fernando Sanz y puso al uruguayo Chengue Morales en un claro intento por acortar distancias. El Málaga cayó con dignidad, con orgullo, ante un Madrid que se limitó a salir a la contra en la recta final.

Roberto Carlos madó una folha seca al larguero; Arnau, brillante todo el partido, sacó un balón de oro a Salgado y en el otro lado, Iker Casillas de nuevo firmó un partido notable, especialmente en el último cuarto de hora ante el poderío de Morales en el juego aéreo.

Real Madrid dejó de pisar el acelerador en el segundo tiempo. Pero lo cierto es que hasta la fecha, nunca se había ido a un descanso con tanta ventaja. Podía permitirse ese respiro. López Caro salió por la puerta grande de su primer examen serio en la liga, después de sólo una semana de trabajo al frente del primer equipo.

Málaga: Arnau; Alexis, César Navas, Fernando Sanz (Chengue Morales, min.73), Valcarce (Diego Castro, min.85); Edgar, Juan Rodríguez, Anderson, Nacho, Salva y Antonio Hidalgo (Paco Esteban, min. 56).

Real Madrid: Iker Casillas; Salgado, Pavón, Helguera, Roberto Carlos; Ramos, Guti; Robinho (Diogo, min.87), Zidane, Baptista (Pablo García, min. 85); y Ronaldo.

Goles: 0-1. Min. 34. Sergio Ramos, de cabeza, remata un córner lanzado por Zidane. 0-2. Min. 38. Robinho, desde fuera del área.

Arbitro: Daudén Ibáñez (Aragón). Mostró cartulina amarilla a Anderson (29’), César Navas (8’), Sanz (47’), Valcarce (77’), del Málaga y a Ramos (26’), del Real Madrid.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores