Nuevo técnico de Perú apoya jugar eliminatorias en Cusco

El entrenador Julio César Uribe está de acuerdo con llevar algunos partidos del proceso a 3.300 metros de altura.

08 de Marzo de 2007 | 16:15 | DPA
LIMA.- El flamante técnico de la selección peruana de fútbol, Julio César Uribe, confirmó la intención de jugar algunos de los partidos por la eliminatoria hacia el Mundial de Sudáfrica 2010 en los 3.300 metros de altura de Cusco.

"Se trata de una excelente alternativa. Es parte de nuestra geografía y debemos agenciarnos de todos los argumentos válidos para lograr la meta", dijo a medios locales Uribe, quien no mencionó a qué rivales se llevará a Cusco, aunque se estima que podrían ser Brasil, Argentina, Uruguay y quizás Paraguay.

Según trascendidos que rodearon la designación del técnico, negarse a jugar algunos partidos en la altura fue una de las causas por las que se dejó de lado a Juan Carlos Oblitas, quien tenía la primera opción para ser el elegido.

El argumento de los directivos, y sobre todo del presidente de la comisión seleccionadora, el cusqueño Juvenal Silva, es que un país debe sacar todas las ventajas posibles en sus partidos como local. Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay no están acostumbrados a jugar en la altura y teóricamente deben mermar sus rendimiento.

Silva coloca como ejemplos a Bolivia y Ecuador, que consiguieron clasificaciones a mundiales supuestamente ayudados por los 3.600 metros de La Paz y los 2.800 de Quito, respectivamente. Pero expertos recuerdan sin embargo que hay importantes diferencias entre esos dos casos y el peruano.

Así, en el caso de Bolivia, la base de la selección casi siempre está formada por jugadores que aunque hayan nacido en tierras bajas actúan en clubes paceños, en especial Bolívar. Es decir, son futbolistas que literalmente juegan en casa en La Paz.

También en Ecuador hay un gran aporte de jugadores de los clubes de Quito y numerosos seleccionados son originarios de la altura. Además, advierten comentaristas peruanos, los avances ecuatorianos no sólo tienen que ver con la altura, sino con un trabajo planificado que lleva ya varios años.

En el Perú, en cambio, casi el cien por ciento de los jugadores seleccionables son nacidos al nivel del mar y, salvo dos o tres suplentes que aporte el Cienciano de Cusco, la masa del equipo está formada por atletas que viven en ciudades bajas del Perú o el exterior. Es decir, el cuadro también podría sufrir el impacto de la altura, en especial cuando no hay tiempo para adaptaciones largas.

"En la selección estarán aquellos elementos que sean los mejores, aquí se acabaron las exquisiteces y el desorden. La disciplina es fundamental y por eso necesito de jugadores que colaboren con su profesionalismo", afirmó Uribe en lo que pareció ser un mensaje a potenciales seleccionados que objetan entre otros aspectos el tener que ir a la altura.

Los defensores de jugar en la Cusco tienen un argumento caústico pero contundente: Si Brasil y Argentina -y también otros equipos como Colombia y Ecuador- ganaron en Lima en eliminatorias pasada, ¿qué se pierde con probar?.

Perú inscribió cuatro estadios como posibles sedes de partidos de la eliminatoria. Tres están en Lima y el cuarto es el Garcilaso de la Vega de la legendaria capital inca, que tal como están las cosas, seguramente verá por primera vez por lo menos a las selecciones brasileña y argentina.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores