ANFP castigó con 20 partidos a jugadores involucrados en "Puerto Ordazo"

A los cinco nombres ya conocidos, Jorge Valdivia, Reinaldo Navia, Rodrido Tello, Pablo Contreras y Jorge Vargas, se sumó el lateral Álvaro Ormeño. Ningunó recibirá tampoco premio por la Copa América.

10 de Julio de 2007 | 20:23 | Manuel Rojas Díaz, El Mercurio Online

Valdivia, corriendo más que en Puerto Ordaz.

José Alvújar, El Mercurio

SANTIAGO.- Se acabó el misterio. El "Puerto Ordazo" ya tiene sus primeros damnificados. Y es que tras más de cuatro horas de extensas reuniones, la ANFP, encabezada por su presidente, Harold Mayne-Nicholls, dio a conocer las sanciones para los jugadores involucrados en los actos de indisciplina registrados tras el partido en que la selección chilena empató con México en la Copa América.

Los seleccionados Jorge Valdivia, Jorge Vargas, Pablo Contreras, Reinaldo Navia, Rodrigo Tello y Álvaro Ormeño no podrán estar en la "Roja" en los próximos 20 partidos internacionales que ésta juegue, de aquí en adelante.

Además, estos jugadores no recibirán los premios estipulados por su participación en Copa América y ninguno, mientras esté la actual directiva, podrá ser capitán de la selección.

La gran sorpresa entre los afectados fue el nombre de Álvaro Ormeño, quien no estaba en ninguna lista, por lo menos entre la prensa, aunque siempre se supo que había un sexto implicado, pero no se conocía con precisión de quién se trataba. Éste sería quién no pudo bajar al comedor junto a sus compañeros.

Según la ANFP, para resolver recabaron todos los antecedentes necesarios de acuerdo a sus estamentos. Se invitó a los jugadores a dar su versión de los hechos, pero sólo asistió Valdivia. Ormeño, Contreras y Tello se comunicaron vía telefónica. De Vargas y Navia nunca se supo. 

"El directorio repudia cualquier acto de indisciplina que se produzca al interior de cualquiera de las selecciones nacionales de fútbol. Para tomar conocimiento, analizar y adoptar las decisiones que se anuncian, se recabó directamente por este directorio, la información necesaria de la gerencia y personal del hotel ya señalado y de los estamentos de la ANFP presentes en Puerto Ordaz", decía el comunicado leído por Gustavo Camelio, gerente del organismo.

Las sanciones fueron aplicadas "de acuerdo a lo dispuesto en los artículos 29, número 5, 139 letra B, 139 inciso penúltimo y último, todos del reglamento de la ANFP y a lo dispuesto en el artículo 31, número 3 letra B de los estatutos de la ANFP".

Largo día

Temprano comenzaron las reuniones en la ANFP, en el día más agitado de la era Mayne-Nicholls. Por la mañana el máximo dirigente del fútbol nacional se enteró de la renuncia de Nelson Acosta, con quién fue a Pinto Durán. Luego de eso, el regente volvió a Quilín. No salió en toda la tarde de su oficina. Ahí fue esperando uno a uno a los miembros de su directorio, incluso pasada las 17:00 horas visitó el lugar Carlos Soto, presidente del SIFUP. Antes había llegado Valdivia, quien entró y salió dos veces (ver recuadro).

Luego de esto y tras largas conversaciones, incluso sin bajar al casino de Quilín, determinaron las sanciones.

Ahora los miembros del directorio se preocuparán de dirimir quién será el próximo técnico de la selección chilena. El candidato de la gente, Claudio Borghi, no cuenta con el consenso de la directiva y no sería un nombre para la ANFP.

Cerca de las 16:00 horas Jorge Valdivia llegó en su camioneta a Quilín. Bajó raudo, no quiso hablar con la prensa y sólo saludó a algunos trabajadores del lugar. Preguntó a la secretaria dónde estaba la reunión del directorio y subió al segundo piso.

Después de media hora de descargos ante la directiva, el ex capitán de la "Roja" bajó sin hacer declaraciones, subió a su vehículo y se fue. Otra media hora pasó y el jugador del Palmeiras regresó a la sede del fútbol. Corrió rápido hacia la entrada y en su mano derecha llevaba un a bolsa que en su interior relucía una prenda de color verde, lo más parecido a la camiseta del Palmeiras.

Subió otra vez al segundo piso, bajó de inmediato y se encontró en la entrada con Carlos Soto. Dialograon unos cinco minutos y se fue. Soto se dirigió a la oficina de Mayne-Nicholls.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores