En duelo de gigantes, España se impuso ante el campeón del mundo

El selecionado hispano, sin mostrar un fútbol sólido, venció por la cuenta mínima a Italia en partido de preparación para la Eurocopa 2008.

26 de Marzo de 2008 | 20:35 | EFE
ALICANTE.- Un gol de David Villa dio el triunfo a España ante Italia y sirvió para maquillar un duelo flojo de los locales, que se mostraron endebles ante la mayor experiencia del actual campeón del mundo, pero que sumaron el decimocuarto encuentro consecutivo sin perder bajo la batuta de Aragonés y el quinto sin marcar un tanto.

España opuso sus armas, que no son otras que una teórica supremacía técnica, la que atesoran sus cuatro centrocampistas. Con ellos intentó la "roja" tejer las maniobras de ataque y aburrir al contrario con la posesión del balón y, por momentos, parecía que lo conseguía.

Sin embargo, para Italia no resultaba complicado deshacer los intentos de peligro de los locales. Con una defensa imponente en altura, edad y contundencia, los de Roberto Donadoni se quitaban de encima el acoso español con soltura.

Volvió a demostrar en este aspecto especial desenvoltura el madridista Fabio Cannavaro, quien se encuentra mucho más protegido por su compañeros de zaga en la selección que en el conjunto que dirige Bernd Schuster.

Italia sacaba el balón con suficiencia para que Andrea Pirlo, el centrocampista del Milán, lo condujese en la zona ancha. Pirlo es el amo de la "azzurra", el auténtico director de orquesta, el único creador de su combinado. Lo demostró durante los 45 minutos que estuvo sobre el césped del Martínez Valero.

Sin embargo, es posible que España tenga superpoblación en esta parcela. De lo contrario tiene poca explicación la escasa aportación de Cesc Fábregas. El jugador del Arsenal parece desubicado en la selección. A pesar de la dificultades, España comenzó haciendo un partido aceptable y creó ocasiones.

La primera de ellas un minuto después de serle anulado un tanto a Luca Toni. Torres enfiló un buen contragolpe y el remate final de David Silva salió fuera por poco. (m.13)Otra vez Torres y posteriormente Cesc, por dos veces, obligaron a Buffon a tres atajadas, que pusieron el punto final a una primera parte que al menos había dejado en España un punto de esperanza.

El cuadro hispano, que perdió a Puyol por lesión en el minuto 17 y se vio obligada a prescindir de Torres en la segunda mitad para prevenir cualquier problema en su tobillo, ponía la fe e Italia el oficio y la segunda parte no cambió la sintonía.

Al poco de comenzar este período, en el que se produjo el carrusel de sustituciones de ambos combinados, Mauro Camoranesi envió un balón al larguero de Casillas en una muestra de que eran los italianos los que habían salido al terreno con más profundidad, lo que provocó la desesperación del público de Elche, al que no se le ocurrió otra que pedir a Raúl González.

Perdida la batalla en el centro del campo, España fió su juego a los arreones, y a base de sangre David Villa volvió provocó otra magnífica intervención de Gianluigi Buffon, que demostró su tremenda categoría.

Con el paso de los minutos y la abundancia de cambios el partido quedó desencajado, roto, deslavazado, y en vista de ello, Aragonés decidió darle la alternativa Alvaro Arbeloa, que debutó con la selección.Y en medio del desorden general, David Villa se sacó de la nada un golazo al empalmar con un zurdazo un balón que se coló en la portería de Buffon, justo un minuto después de que Casillas hubiese sacado un gol cantado a Camoranesi.

Con el gol y el triunfo de España se llegó al final, aunque con la mismas sensaciones que al principio, las de una Italia superior en oficio y una España sobrada de técnica, pero con agujeros preocupantes en la retaguardia y con problemas en la ubicación de sus piezas más valiosas.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores