La crisis económica azota al fútbol de Argentina

Hoy, al otro lado de la cordillera sería impensado pagar los US$2,6 millones que River desembolsó por Marcelo Salas en 1996. Las ventas tampoco se ven mejor: a finales del año pasado por Rodrigo Palacio pedía, al menos, 20 millones de euros y lo acaba de vender en 5.

19 de Julio de 2009 | 15:58 | EFE

BUENOS AIRES.- La crisis económica hace estragos en los principales equipos del fútbol argentino, obligados a traspasar a jugadores a otros países por cifras mínimas e impedidos de fichar a figuras relevantes.


Los históricamente poderosos Boca Juniors, River Plate, San Lorenzo, Independiente y Racing, con sus arcas exhaustas y deudas preocupantes, comienzan a preparar la temporada 2008-2010 bajo el signo de la austeridad.


De momento, algunos apelan a sus canteras y otros a la cesión de futbolistas, pero de fichajes resonantes ni se habla porque ningún club está dispuesto a traspasar a otros equipos del país a sus mejores jugadores, a la espera que del exterior aparezcan ofrecimientos en euros o dólares.


Boca Juniors ha incorporado como cedidos al medio Federico Insúa, procedente del América mexicano, y al también centrocampista chileno Gary Medel, que estaría a punto de llegar al club xeneize.


Para ello, el club más popular de Argentina, debió desprenderse de "la joya" de su plantilla, el delantero Rodrigo Palacio, que se fue al Génova italiano por cinco millones de euros y por el que pretendía hace dos años no menos de 20 millones.


"En Latinoamérica las cosas están difíciles para fichar jugadores, y el único que tiene dinero para hacerlo es el América mexicano. Los demás, están todos en la misma situación", dijo el entrenador boquense Alfio Basile, quien señaló que Boca "está mejor que otros" en su país.


El técnico de River Plate, Néstor Gorosito, tras reunirse con los dirigentes, dijo que "hay que tener paciencia y mantener la calma para no transmitir ansiedad" a la afición por la falta de refuerzos en el equipo.


"La mayoría de los equipos del fútbol argentino estamos viviendo situaciones muy parecidas. Hay algunos jugadores que son inaccesibles para el mercado argentino", añadió el "Pipo", mientras se ponen a punto dos veteranos como Marcelo Gallardo, operado recientemente, y Ariel Ortega, que regresa al equipo tras una temporada en la segunda división.


"Sabemos que nos tenemos que reforzar, los dirigentes van a hacer lo posible. El noventa por ciento de las cosas que se escribieron (sobre posibles fichajes) son mentiras. Hay coincidencia en que necesitamos jugadores para enriquecer el plantel", concluyo el ex diez figura de la UC.


El River acaba de traspasar al delantero colombiano Radamel Falcao García al Porto por cinco millones de euros, aunque a la entidad trasandina le quedarán limpios menos de la mitad.


En San Lorenzo admiten que el entrenador Diego Simeone está inquieto porque de la plantilla que terminó el Clausura a principios de este mes abandonaron el club ocho futbolistas, entre ellos Santiago Solari, que se ha incorporado al Atlante mexicano.


El cuadro de Boedo tiene grandes deudas y depende de inversionistas particulares para reforzarse, mientras que su afición ejerce presión sobre los dirigentes por la sucesión de fracasos padecidos en las últimas temporadas.


Por su parte, Independiente de Avellaneda debió traspasar la semana pasada al América mexicano a su figura, Daniel Montenegro, por 3,5 millones de euros para aliviar sus finanzas, en momentos en que su entrenador Américo Gallego ha dado de baja a numerosos futbolistas, a la espera de nuevos fichajes.


A su vez, Racing, que sufrió en el Clausura 2009 para mantenerse en la categoría, intenta mantener a algunos jugadores y prueba a otros de menor cartel, aludiendo a la capacidad de su técnico, Ricardo Caruso Lombardi, para reconocer talentos en el fútbol del Ascenso. En cuanto a la primera intención, sus esfuerzos se frustraron al no acordar la renovación del contrato del portero Pablo Migliore, cuya ficha pertenece a Boca Juniors.


La situación es crítica y sobran los ejemplos de austeridad y equilibrio que han dado los equipos de menores recursos como el Estudiantes, campeón de la Copa Libertadores; el campeón del Clausura, Vélez Sarsfield, y el subcampeón, Huracán, además del Lanús, de notables campañas en los últimos años con incorporaciones mínimas.

Pierden terreno fuera de casa

Hace algunas temporadas, los equipos argentinos eran animadores recurrentes de los principales torneos sudamericanos. Conocido es el palmarés de Boca Juniors, por ejemplo, que ganó la Copa Libertadores en 2000, 2001, 2003 y 2007, además de la Intercontinental en 2000 y 2003.


Sin embargo, en la edición 2009 de la Libertadores -máximo torneo americano de clubes- la suerte de los argentinos no fue la de siempre. Es verdad, Estudiantes de La Plata se coronó campéon, pero San Lorenzo, River Plate y Lanús no superaron la fase de grupos, mientras que Boca sólo llegó a octavos de final.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores