Tour de Francia: Una lucha que parece reservada sólo a Froome y Contador

Los especialistas y los números parecen indicar que la lucha por el maillot amarillo en 2014 estará entre el campeón vigente y el español, pero la ruta puede indicar otra cosa. La principal carrera de ciclismo del mundo parte este sábado en Leeds, Reino Unido.

05 de Julio de 2014 | 07:35 | Por Arturo León, Emol

SANTIAGO.- Christian Prudhomme, director general del Tour de Francia, dice que para este año diseñaron un recorrido "con golpes tácticos y trampas en cualquier punto de la carretera".


Se trata de 3.664 kilómetros de la principal prueba ciclista del mundo, en la que todos nombran como favoritos al británico Chris Froome (del equipo Sky) y al español Alberto Contador (Tinkoff Saxo), ambos conocedores de la gloria del triunfo en su arribo a los Campos Elíseos.


Froome llega como campeón vigente, pero con algunas dudas tras el rendimiento mostrado durante la temporada. Sus victorias en el Tour de Omán y en la Vuelta a Romandía se vieron opacadas por las derrotas sufridas en la Vuelta a Cataluña, donde se retiró por enfermedad, y en el Criterium Dauphiné, donde sufrió una caída en la penúltima etapa.


Contador, por el contrario, arriba en una forma física que no se le veía hace años: se impuso en la Tirreno-Adriático y en la Vuelta al País Vasco, mientras que terminó segundo en el Critérium Dauphiné en junio y en las Vueltas al Algarve (Portugal) y Cataluña. Y por si fuera poco, el de Madrid venció a Froome tanto en la ronda catalana como en Dauphiné y es líder del ranking UCI World Tour por delante del colombiano Nairo Quintana, que ganó el Giro de Italia corrido en mayo. El británico solo aparece en el puesto 15º.


Ambos corredores son los más completos del pelotón (revisa todos los inscritos). Por eso -en teoría- la lucha por llegar vestido de amarillo a París debería estar entre ellos: son excelentes escaladores e igual de buenos contrarrelojistas.


En ese escenario, la etapa del pavés (adoquines) y la ayuda que le presten sus gregarios serán fundamentales, aunque no decisivas. Su propia capacidad terminará hablando por ellos.


La jornada del temido pavés -la quinta, entre Ypres y Arenberg Port du Hainaut, con 156 kilómetros y casi 20 adoquinados- llevará la tensión al pelotón. Todos los favoritos han acudido a inspeccionar el recorrido y coinciden que no es para ganar el Tour, pero sí para perderlo.


Las otras citas clave son la montañas pirenaicas de la última semana y la única crono del penúltimo día. Si la victoria en la clasificación general no está definida, ésta quedará marcada en los 54 kilómetros que los ciclistas deberán recorrer en el menor tiempo posible entre Bergerac y Périgueux. De ahí, a la gloria en París.


La montaña y la tercera semana


A partir de la décima etapa llega la montaña, concretamente el festivo 14 de julio, con el final en La Planche des Belles Filles, en los Alpes, donde Froome ganó en 2012. Después del primer día de descanso llegarán los altos consecutivos en Chamrousse y Risoul (etapas 13 y 14). Este año la carrera no sube al Mont Ventoux y Alpe D'Huez.


La tercera semana será decisiva. Los Pirineos tendrán mucho que decir en la general, donde espera una primera etapa con final en Bagneres de Luchon, con las subidas al Portet d?Aspet y Port de Balès.


Después dos finales en alto, en Saint Lary Soulan-Pla D'Adet, etapa de 125 kilómetros con Portillon y Peyrosourde en el camino y un breve paso por España, y en Hautacam, con el Tourmalet de por medio.


En los ascensos, Froome y Contador necesitarán de sus compañeros para atacar y defenderse. El británico cuenta con el australiano Richie Porte y los españoles Mikel Nieve y David López, mientras que Contador con el polaco Rafal Majka, el irlándés Nicolas Roche y el australiano Michael Rogers.


Pero hay quienes vaticinan que cuando la carretera llegue a las cuestas, ambos líderes se encontrarán solos, sin compañeros que ayuden a debilitar al rival. Quizás entonces empiece la fiesta y el mundo podrá saber quién es más fuerte.


Los convidados de piedra


Y a esa fiesta se podrían unir otros más. El primero de ellos es el italiano Vincenzo Nibali (Astana), quien acaba de ganar el campeonato nacional de ruta de su país y en 2012 fue tercero en el Tour, escoltando a Bradley Wiggins y Froome.


También está el español Alejandro Valverde (Movistar), quien seguramente tiene una de sus últimas oportunidades para ganar la Grande Bouclé dada la aparición en su equipo de Nairo Quintana.


Valverde acaba de ganar la contrarreloj nacional de España y arribó segundo en la ruta y ha estado formidable durante toda la temporada, con victorias en la Vuelta a Andalucía y en la Vuelta a Murcia y en la clásica Flecha Valona.


Otros nombres con los del portugués Rui Costa (Lampre), los estadounidenses Andrew Talansky (Garmin) y Tejay van Garderen (BMC), el holandés Bauke Mollema (Belkin) y el polaco Michal Kwiatkowski (Omega Pharma).


EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores