Matías Fernández, repaso a la breve carrera del crack

El ex volante colocolino deja atrás varios hitos que marcaron sus años jugando como profesional, y que lo tienen hoy como la figura más importante del medio chileno.

26 de Diciembre de 2006 | 12:55 | El Mercurio Online
El Mercurio

Imágenes del ídolo


SANTIAGO.- En el momento del adiós a Chile, bien vale la pena un recuento de la trayectoria de Matías Fernández por el fútbol nacional, un breve paso de sólo tres años (desde que se hizo conocido), pero que está cargado de hitos que lo tienen convertido hoy en la figura más importante del medio local.


Aunque el debut de Fernández con la camiseta del primer equipo de Colo Colo se produjo a mediados de 2003, su nombre ya había aparecido en la prensa en 2002, cuando César Vaccia daba a conocer la nómina de la Sub 17 que se preparaba para el Sudamericano en Bolivia. Ahí, el volante colocolino figuraba junto a otros conocidos como Diego Rosende, Carlos Villanueva y Willy Topp.


Fernández era presentado como una promesa, junto a Villanueva, y ya se hablaba de su paso al primer equipo albo, aunque eso dependía del rendimiento que mostrara en las eliminatorias.


Y la presentación no fue buena. En la prensa se habló del bajo rendimiento del calerano quien, cuando aún hablaba con los periodistas, reconoció su responsabilidad: "No, no quedé conforme conmigo. ¿Qué más puedo decir? Tenía fe en mis condiciones, pero no jugué bien. No tengo palabras", fue su duro análisis tras caer ante Ecuador e hipotecar la clasificación.


Pero no fue todo. Fernández no jugó el último partido, ya que había sido castigado por indisciplina junto a los jugadores Eric Pino y Topp, quienes reconocieron la falta.


Promisorio debut


Eso no complicó, sin embargo, su debut en Colo Colo, el jueves 10 de julio de 2003. Ovalle eliminó al club albo de la pre Sudamericana, pero el calerano se hizo presente en el marcador con el primer descuento cuando el partido estaba 3-0 para el local. Finalmente fue 4-3 y eliminación, pero Fernández se declaró feliz por el debut. "El cuerpo técnico (encabezado por Jaime Pizarro) confió en mí y espero no defraudarlo", dijo.


El número 14 apareció en la plantilla alba que jugó el Apertura 2004, pero sus primeros goles en un torneo local los hizo a Cobresal, en el 4-0 de los albos en el Clausura de ese año. Terminó ese año con ocho anotaciones en 23 encuentros y El Mercurio lo destacó como "El valor joven", en un listado donde Humberto Suazo apareció como "La revelación".


Sub 20


2005 fue el gran año de Fernández, pero a nivel selección. En enero de ese año se convirtió en valor fundamental de la denominada "Rojita" en el Sudamericano en Colombia. El 14 anotó los dos goles de Chile ante Uruguay en el empate que le dio los pasajes al Mundial de Holanda, jugado a mitad de ese año.


Ahí, sin embargo, el cansancio le pasó la cuenta. El volante colocolino había sembrado las esperanzas de tener a un equipo que repitiera la hazaña de la Sub 17 de 1993, pero en Europa no pudo repetir lo hecho en Colombia. Fue un Mundial extraño para el equipo de José Sulantay, el equipo de Fernández y otros como José Pedro Fuenzalida, Iván Vásquez, Nicolás Canales y Pedro Morales empezó con chispa, pero acabó casi sin luz, cayendo ante el local en octavos.


Consagración en Colo Colo


Pese a la decepción con la "Rojita", Matías Fernández era buscado por el Cádiz español a fines de 2005. Ese año debutó en la selección adulta ante Ecuador por las eliminatorias. En el plano local, la eliminación de Colo Colo del Clausura ante La Serena causó la peor crisis desde que el club era administrado por Blanco y Negro, con la renuncia de Mirko Jozic de la gerencia técnica.


El equipo parecía desarmarse y la venta de Fernández tomaba fuerza por el deseo del propio jugador de marcharse. Los españoles ofrecían US $1,75 millón de dólares por la mitad del pase, en un año en que terminó con 9 goles en 30 partidos.


Pero el arribo de Claudio Borghi a la banca popular, y la conformación de la dupla con Jorge Valdivia (más la opción de jugar la Libertadores) extendieron la estadía del volante en el Monumental, en el que sería su año de consagración definitiva en el medio chileno.


Durante 2006, Matías Fernández anotó 39 goles (uno en la Libertadores, 9 en la Sudamericana) en 55 partidos. Su explosión, eso sí, se registró en la segunda mitad del año. En el primer semestre (donde anotó su primer título con los albos), Fernández era considerado clave, pero estaba un peldaño abajo de Jorge Valdivia. Con la partida de éste a Palmeiras, la figura del 14 deslumbró.


Lo había hecho ya en la primera final ante Universidad de Chile, con dos goles que dieron vuelta el marcador para los albos. El segundo, en el minuto 90, con un precioso tiro libre, ejecución que de ahí en más llevaría su nombre registrado.


Solo en el mediocampo, tuvo algunos problemas en el inicio del Clausura, pero una jugada ante O'Higgins bastó para que los hinchas olvidaran al "Mago". Tras eludir a cuatro rivales marcó uno de los mejores goles del año, en una acción que emuló el gol de Maradona ante Inglaterra en México 1986.


Su participación en la Sudamericana fue igualmente rutilante, siendo factor crucial en las tres victorias de Colo Colo en el extranjero (ante Alajuelense, Gimnasia y Toluca). El cansancio le pasó la cuenta hacia fines de año y bajó su nivel en la final. Sin embargo, en el Clausura le bastaron chispazos (y otro tiro libre) para ganarse el bicampeonato, estrella con la que cerró el mejor año de su carrera... hasta ahora.

Fernández viaja esta tarde a España, a las 19:00 horas. El jugador llegará mañana al aeropuerto de Manises, Valencia, a las 17:15 horas, en el vuelo procedente de Madrid. Tras ello hará vía terrestre los 60 kilómetros hasta Villarreal.

El jueves 28, a las 10:30 horas (local), se trasladará al Centro Médico Milenium de Sanitas en Valencia para pasar la oportuna revisión médica.

Pasado el mediodía será presentado oficialmente en estadio El Madrigal.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores