Kevin Harbottle, el jugador de baby fútbol que deslumbra en el Torneo de Apertura

Con 19 años el volante de O'Higgins es la sensación del fútbol local. Aquí, la historia del joven que tiene como único líder al elenco de Rancagua.

18 de Febrero de 2010 | 12:09 | Por José Pablo Harz, Emol

Harbottle suma cinco goles y unos cuantos túneles en lo que va del Torneo Apertura.

El Mercurio

SANTIAGO.- Kevin Harbottle aguanta la pelota cerca del banderín del córner para que pase el poco tiempo que queda en el partido en que O'Higgins vence a Universidad Católica por la cuenta mínima. Waldo Ponce se acerca por atrás para intentar arrebatarle el balón; lo que viene a continuación es poesía. El volante de 19 años pisa la pelota, la amasa y, cuando el defensor cruzado arremete, le hace un túnel que deja en vergüenza al zaguero de la "Roja". Todos aplauden, pero claro, a Harbottle eso no le importa.

Es que el mediocampista (que a ratos juega como delantero) es la sensación del Torneo de Apertura. El fin de semana pasado se encargó, con una tripleta, de despedir de la peor forma a Pablo Marini de Audax Italiano, y ayer le metió un pase delicioso a Enzo Gutiérrez para que el argentino marcara la única cifra ante los pupilos de Marco Antonio Figueroa.

Harbottle debutó como profesional el 6 de junio del 2008, cuando su club de cuna, Antofagasta (CDA), derrotó por 2 a 1 a Rangers. De ahí en más su carrera fue meteórica, pero claro, antes de eso tuvo que pasar mucha agua bajo el puente.

La maravilla de Antofagasta

Su historia familiar es bastante parecida a la de Alexis Sánchez. Su niñez la pasó en la Primera Región (Iquique) junto a su mamá y su padrastro (al igual que el crack del Udinese no tuvo mucha relación con su padre). Ahí, el jugador con nombre de artista de cine empezó jugando sólo al baby fútbol. De pequeño le gustaba jugar de último hombre para comenzar desde atrás y pasarse a todo el equipo rival para marcar el gol. 

Tiempo después fue descubierto por un profesor que se lo llevó a jugar al Racing de Tal Tal, donde ganó sus primeras medallas. A los 14 años llegó a cadetes del CDA y, desde la sub 15, fue titular en todas las series.

Su primer gol como jugador rentado fue ante Cobreloa, y llegó sólo 21 días después de su debut. Acto seguido fue nominado a la selección chilena sub 20 dirigida por Ivo Basay anotándole un tanto a Bolivia, aunque eso no convenció al técnico, que no lo llevó al Sudamericano. 

Con pocos partidos en el cuerpo, el amante del rap y el reggeaton, deslumbró a los dirigentes de Argentino Juniors, donde llegó a prueba a la reserva. En el país trasandino estuvo un semestre antes de recalar en el O'Higgins de Jorge Sampaoli, donde no tuvo mucha continuidad.

Con la llegada de Roberto Hernández a los celestes, el novel futbolista, que suma cinco goles en el torneo, ha tomado las riendas del equipo de la Sexta Región  no tiene inconvenientes en guapear con Jorge Ormeño, en marcarle tres goles a Johnny Herrera y, menos, en tirarle un túnel al líbero de la selección chilena.

Ricardo Abumohor, propietario del actual club del jugador, ve con muy buenos ojos el desempeño de su joyita. "Siempre tuvimos interés en él desde que estaba en Antofagasta. Es un chico de muchas condiciones, que se tiene que ir consolidando y éste es el mejor lugar para que lo haga", dijo a Emol el ex presidente de la ANFP.

La presencia de Marcelo Bielsa en el estadio El Teniente de Rancagua en la jornada de ayer, no fue suficiente para poner nervioso en ningún momento al irreverente Harbottle, que se encargó de eclipsar a todos los seleccionados en Rancagua. El rosarino toma nota.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores