Argentina llega con nuevas metas a asamblea de FMI

Argentina llegará a la asamblea anual del Fondo Monetario Internacional (FMI), que comenzará este martes en Praga, tras recibir la aprobación del organismo para ampliar su déficit fiscal acordado para éste y los próximos dos años.

18 de Septiembre de 2000 | 18:31 | NOTIMEX/ORBE
BUENOS AIRES.- Argentina llegará a la asamblea anual del Fondo Monetario Internacional (FMI), que comenzará este martes en Praga, tras recibir la aprobación del organismo para ampliar su déficit fiscal acordado para éste y los próximos dos años.

La flexibilización de los compromisos de déficit fue negociada por Argentina ante la caída en la recaudación fiscal por la prolongada recesión económica y el aumento de los intereses de la deuda externa, dijo el titular de Hacienda, Mario Vicens.

El gobierno del presidente Fernando de la Rúa firmó a comienzos de 2000 un acuerdo con el FMI para obtener una línea de crédito de siete mil 400 millones de dólares, vigente hasta 2003.

El convenio preveía que las autoridades impusieran rígidas metas de reducción del déficit fiscal, a partir de los ocho mil 500 millones registrados en 1999.

El nuevo acuerdo permitirá aumentar las metas de déficit de cuatro mil 700 millones de dólares a cinco mil 300 millones para este año, de dos mil 800 millones a cuatro mil 100 millones para 2001, y de 600 millones de dólares a dos mil 400 millones para 2002.

La mayoría de los economistas locales coinciden en que si bien la negociación implica un desvío de las metas iniciales, conserva el objetivo de lograr un déficit fiscal cero en 2003, conforme a lo previsto por una ley que se aprobó el año pasado.

"Son metas más realistas que las originales, lo que muestra un mayor realismo de parte del Ministerio de Economía y del FMI", comentó a esta agencia el director de la Fundación Capital, Martín Redrado.

Por su parte, el secretario Vicens aseguró que la flexibilización del acuerdo se logró "sin pedir nada a cambio (por parte del FMI). Es un reconocimiento a todo el esfuerzo que vino haciendo el gobierno para preservar la disciplina fiscal".

El "esfuerzo" al que aludió Vicens incluyó dos ajustes en menos de seis meses: primero una reforma tributaria llamada el "impuestazo" y una baja de mil millones de dólares en el gasto, y luego un recorte de 12 a 15 por ciento en los salarios de los empleados públicos.

Pero ni así Argentina pudo cumplir las metas originales con el FMI, porque la recaudación sólo aumentó por mayor presión impositiva y no por el otro supuesto: el crecimiento de su economía.

Su economía permanece en recesión desde hace más de dos años, y apenas ahora muestra indicios de reactivación.

La previsión inicial de un crecimiento del Producto Bruto Interno (PIB) de cuatro por ciento para este año tuvo correcciones sucesivas por parte del gobierno, que ahora lo estima en dos por ciento, tras haber logrado en un primer semestre un 1.2 por ciento.

Vicens subrayó a Notimex la inconveniencia de mantener la presión fiscal para poner en línea las cuentas públicas e indicó que "la economía ya había sufrido presiones deflacionarias; ir más allá en el esfuerzo fiscal podía no rendir los frutos deseados y atentar contra los atisbos de reactivación".

Para cumplir la nueva meta de cuatro mil 100 millones de dólares en 2001, el gobierno argentino hará un ajuste de 703 millones en su presupuesto para este año, según el proyecto que presentó el domingo el ministro de Economía, José Machinea, al Congreso.

El proyecto prevé además recursos totales por casi 60 mil millones de dólares, lo que significa un aumento de 4.4 por ciento en términos nominales con respecto al 2000, mientras que los gastos se estiman en 64 mil 625 millones de dólares.

De este modo, más de una sexta parte de los recursos -es decir, 11 mil 158 millones sobre 59 mil 837 millones- se destinará al pago de intereses de la deuda durante el año próximo.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores