Crisis económica mundial obliga a la Santa Sede a disminuir sus gastos

La entidad cerró 2011 con unas pérdidas de casi 15 millones de euros, mientras el Estado de la Ciudad del Vaticano registró un resultado positivo por valor de casi 21 millones de euros.

20 de Diciembre de 2012 | 15:29 | EFE

CIUDAD DEL VATICANO.- La crisis económica mundial obliga a la Iglesia a gestionar con un mayor cuidado, meticulosidad y transparencia los bienes y ante la imposibilidad de aumentar los ingresos, la Santa Sede debe disminuir los gastos, afirmó hoy el cardenal Giuseppe Versaldi.


Versaldi, presidente de la Prefectura para los Asuntos Económicos, hizo estas manifestaciones durante la presentación del nuevo reglamento de ese organismo encargado de la vigilancia, control, programación y orientación de las actividades económicas de la Santa Sede.


El secretario de ese organismo, el español Lucio Ángel Vallejo Balda, precisó que esa reducción de gastos "no supondrán recortes" de personal en el Vaticano, ya que el trabajador no puede ser penalizado e iría contra la doctrina social de la Iglesia.


El cardenal señaló que en los últimos años la Prefectura de Asuntos Económicos, "que es como un ministerio de Presupuestos y un Tribunal de Cuentas juntos" se había convertido en una especie de "contaduría general" y que el nuevo reglamento supone una vuelta a sus orígenes, asignándole, además de la vigilancia y el control, la programación y orientación de las actividades económicas.


El italiano Versaldi, en la misma línea manifestada hace dos días por el cardenal secretario de la Santa Sede, Tarcisio Bertone, afirmó que dijo que con esta reforma ese organismo se adecúa "a los estándares internacionales de control financiero" y garantiza "la transparencia necesaria" de las actividades económicas y financieras de la Santa Sede y el Estado de la Ciudad del Vaticano.


Con esa transparencia, agregó el cardenal, la Santa Sede pretende "reforzar" la credibilidad de la Iglesia y su misión en el mundo.


"Además, la crisis mundial obliga a la Iglesia a gestionar con mayor cuidado y meticulosidad los bienes que en su mayor parte les han sido entregado por benefactores para que pueda desarrollar su misión en el mundo, especialmente entre los más necesitados", subrayó el cardenal.


El purpurado aseguró que la Santa Sede "no especula" ni mueve sede sociales en diferentes países con fines financieros y a ese respecto subrayó que fuera de Italia gestionan 14 empresas, que permanecen en sus países de origen y que no tienen fines especulativos.


El secretario del organismo, Lucio Ángel Vallejo Balda, dijo por su parte que últimamente los balances de la Santa Sede "están siempre en déficit".


Vallejo Balda señaló no obstante que entre los "compromisos" del Vaticano está "la defensa de los sueldos de los 5.500 empleados con que cuenta la Santa Sede, las pensiones y la asistencia sanitaria de ellos y sus familiares".


Vallejo Balda subrayó que se pondrá una mayor atención para no despilfarrar y que la reducción de gastos "no supondrán recortes de personal en el Vaticano, que no se verán penalizados".


La Santa Sede cerró 2011 con unas pérdidas de casi 15 millones de euros, mientras el Estado de la Ciudad del Vaticano registró un resultado positivo por valor de casi 21 millones de euros.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores