Pequeños nuevos comercios aprovechan las redes sociales para tener éxito en su negocio

"Si tienes una comunicación potente en la redes sociales, peleas de igual a igual con marcas grandes. Ésa es una gran diferencia con otros medios de comunicación", sostiene uno de los dueños de "El Polluelo Amarillo".

15 de Abril de 2013 | 13:27 | Por Marisel Muñoz Brand, Emol

''El Polluelo Amarillo'' ha basado su estrategia en compartir sus historias y fotos con sus seguidores en las redes sociales.

El Polluelo Amarillo

SANTIAGO.- Todos los que utilizan las redes sociales saben que éstas son un potente medio de difusión e influencia para sus usuarios. Teniendo esto en mente, muchos negocios, empresas y marcas se han aventurado a promocionar su negocio por esta vía, en especial vía Facebook, Twitter y por Instagram. A continuación, presentamos cuatro casos exitosos que han basado sus estrategias de promoción por las estas redes sociales.


Paolo Colonnello y Andrés Vallarino son dueños de los negocios de comida Hogs y La Superior. Mientras el primer local se especializa en salchichas artesanales –cordero, jabalí, vacuno y cerdo–, el segundo ofrece sandwiches chilenos cocinados en forma tradicional, como lomito, churrasco, pernil, lengua, o el clásico "de potito". Ambos llevan cerca de un año operando y se ubican en la comuna de Providencia.


"Desde un comienzo utilizamos las redes sociales, tanto para escuchar como para darnos a conocer y mostrar nuestra diferenciación de productos. Han sido muy importante para desarrollar una comunicación directa y ágil con nuestros consumidores, quienes son los que finalmente difunden nuestros productos", afirma Colonnello.


Otro ejemplo es La Burguesía –también ubicada en Providencia–, que se dedica a la venta de varios tipos de hamburguesa. Según unos de sus dueños, René Lillo, "las redes sociales te dan la oportunidad de poder comunicar tu mensaje a un público específico, y es éste el que lo vuelve a comunicar, creando una reacción en cadena. Primero fueron los amigos, después amigos de amigos, después los mismos clientes, amigos de los clientes y así va creciendo la masa crítica".


Tal es el impacto que las redes sociales han tenido en su negocio, que la revista estadounidense "Departure Magazine", eligió a La Burguesía como una de las "Top burgers around the World". "Es algo que aún nos cuesta asimilar, ya que recién llevamos 4 meses. Nuestra idea era aprender del negocio los primeros meses y, luego, lanzar la estrategia digital y de medios escritos, pero todo se dio solo y muy rápido", explica Lillo.


Con menos de dos años de funcionamiento, El Polluelo Amarillo se caracteriza por su delicada coctelería y la variada carta de fingerfood (picoteos de distintas partes del mundo que se comen con la mano, como las potato skins y el hummus con pitas).


Para este negocio familiar –madre e hijo–, las redes sociales los han ayudado incluso a hacerse conocidos en otros medios de comunicación. "Creo que para negocios chicos, como es nuestro caso, es una gran alternativa para tener comunicación a bajo costo. Por eso han proliferado productoras, tiendas de ropa y pequeños emprendedores con sus pequeños negocios", sostiene uno de sus dueños, Claudio Álamos.


"Si tienes una comunicación potente en la redes sociales, peleas de igual a igual con marcas grandes, y esta es una gran diferencia con los demás medios de comunicación. Hoy en día cuando llega un plato a la mesa los clientes primero le toman una foto, la comparten y después se lo comen", explica.


En Valparaíso existe un local de comida japonesa que basa su negocio completamente en las redes sociales, llamado SushiRed. Ha sido tal el éxito, que tienen sucursales en Viña del Mar, Quilpué y actualmente están desarrollando un proyecto para cubrir el área de Placilla y Curauma.


"Han sido vitales, gracias a las redes sociales pudimos comenzar un negocio sin tener capital propio, sólo con ingenio y muy pocas materias primas. Hemos ocupado otros medios de difusión, pero en comparación a las oportunidades que presentan las redes sociales, podemos concluir que éstas son mucho más influyentes y mucho más baratas", opina su gerente general, Patricio Aeschlimann.


"Tratamos ante todo de ser honestos. Las marcas hoy se derrumban porque funcionan bajo la lógica antigua donde la publicidad manipulaba a las personas, hoy las personas manipulan a las marcas", agrega.


Para los dueños de Hogs y La Superior, la clave del éxito es que "hablamos no sólo de los productos, sino que del estilo de vida que promovemos, de lo que nos gusta y de lo que no. No es una conversación transaccional, sino que evocamos momentos –a través de la música y fotografía–, dando forma a la marca, la cual va más allá de la comida. Más que consumidores, generamos evangelizadores de nuestros productos".


Pensando en el futuro


Actualmente Hogs tiene, además de un local en Providencia, un carrito –ubicado en el Parque Bicentenario– y un camión de eventos para recitales y ferias. A mediados de este año instalarán dos locales más en Santiago. "Nuestra inversión inicial fue de 250 millones de pesos y pensamos recuperar la inversión en dos años", cuenta uno de sus dueños, Andrés Vallarino.


En el caso de La Burguesía, en el poco tiempo que llevan funcionando han crecido un 350%. "Las ventas para este año se ven auspiciosas, esperamos al menos duplicar las ventas actuales", dice Lillo.


Para El Polluelo Amarillo, desde sus inicios hasta ahora, sus ventas han crecido un 60% y pretenden seguir aumentando esa cifra durante este 2013.


En tanto, SushiRed tiene como objetivo seguir creciendo como marca, generar más contenido y seguir siendo actores preponderantes en las redes sociales. "Queremos ser una marca opinante e influyente en el futuro", afirma Aeschlimann.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores