'Hiperautos' de la sueca Koenigsegg Automotive se venden desde US$ 1,4 millones

Esta empresa no sólo fabrica sus propios frenos, motores y transmisiones sino también casi todo el resto del auto, inclusive las tachas de titanio estampadas en el logo de la empresa.

01 de Octubre de 2013 | 17:06 | Bloomberg

El Agera R, uno de sus modelos más famosos, se vende en un precio en torno a US$ 1,7 millones.

Koenigsegg

Una foto en la oficina de Christian von Koenigsegg muestra uno de los "hiperautos" de edición limitada de este sueco de 41 años –un Agera R de 2011, en un rojo camión de bomberos- junto a una abominación dorada brillante que parece salida del estudio de rodaje de "Chitty Chitty Bang Bang".


El segundo es una recreación del auto que von Koenigsegg vio por primera vez a la edad de 5 años en una película noruega en stop-motion llamada "Flaklypa Grand Prix", que cuenta la historia de un mecánico de bicicletas de una pequeña localidad, que construye un auto de carreras con partes sueltas y –enfrentando el descreimiento y la burla de fabricantes de autos establecidos- llega a ganar las 24 Horas de Le Mans.


Von Koenigsegg vio la película docenas de veces y, cada vez que la veía, más seguro estaba de su mensaje: cualquiera puede fabricar un gran auto, informará la revista Bloomberg Pursuits en su número correspondiente al Otoño 2013.


"Pensaba 'Si un mecánico de bicicletas puede hacerlo, yo también'", dice von Koenigsegg en su oficina de Koenigsegg Automotive AB, situada en una antigua base de la Fuerza Aérea sueca en la costa verde sur del país.


El físico robusto de Von Koenigseeg está enfundado en unos jeans de diseño ajustados y una chaqueta Oxford azul a medida con un pequeño monograma "CvK" sobre el bolsillo del pecho –aunque no son ésas las primeras cosas que llaman la atención. Sufre de alopecia areata, una enfermedad autoinmune por la cual el organismo rechaza el pelo y puede derivar en una pérdida parcial o total de los folículos. La causa precisa no está determinada. En las primeras fotos de la empresa, von Koenigsegg tiene la cabeza cubierta de cabello oscuro; sin embargo, hace años que no sólo es calvo sino que tampoco tiene cejas ni ningún otro vello corporal visible. "Tal vez vuelva", dice encogiéndose de hombros. "No lo sé en realidad".


Villano de Bond


La coronilla calva y el acento inglés ligeramente meloso, sin hablar de sus oficinas en una lejana base militar desmantelada, dan a von Koenigsegg un aire de villano de Bond. Y la asociación es acertada, pues aunque sus ambiciones no son malévolas, se inclinan no obstante hacia la dominación mundial, al menos en el ámbito de los súper-autos de siete dígitos.


La industria automotriz está sembrada de esqueletos de empresas nuevas impulsadas por la visión obsesiva de un solo hombre que fueron a la quiebra. Basta pensar en Tucker, DeLorean, Fisker –y ésos son nada más que los famosos. Una excepción importante es, por supuesto, Tesla Motors Inc. de Elon Musk. La sabiduría popular sostiene que es esencialmente imposible crear una empresa automotriz desde cero y hacerla funcionar. Los costos son demasiado altos; las barreras para entrar, demasiado grandes. Sin embargo, eso es lo que ha hecho von Koenigsegg.


100 autos vendidos


Los autos de Koenigsegg Automotive –que se venden desde US$ 1,4 millones- se cuentan actualmente entre los vehículos de línea de montaje más buscados y exclusivos de la tierra. En los años mejores, la empresa construye sólo 12 o 14, cada uno hecho a medida para un comprador específico.


Este año, la empresa construyó su auto número 100 en sus 19 años de existencia. Apodado Hundra (cien, en sueco), el Agera S en fibra de carbono con 1.030 caballos de fuerza fue armado con más de 4.000 piezas personalizadas y terminado con unas franjas en hoja de oro de 14 quilates, aplicadas por un artesano venido de Italia. Está destinado a un cliente de Hong Kong. "Asia es indudablemente nuestro mayor mercado", dice von Koenigsegg.


Los únicos competidores efectivos de Koenigsegg Automotive en el espacio llamado de los "hiperautos" (definido sin ningún rigor como autos de edición limitada, construidos manualmente que cuestan más de US$ 1 millón) son Pagani Automobili SpA de Italia y Bugatti Automobiles SAS de Francia; este último domina actualmente la categoría con una gigantesca producción anual de 30 a 35 vehículos.


Hiperauto más popular


Koenigsegg controla aproximadamente 25% del mercado pero tiene la influencia de una marca mucho más grande, al menos entre los aficionados a los autos exóticos. En el salón del automóvil de Ginebra, en abril, el Hundra fue designado "Hiperauto más popular", superando a obras maestras ansiosamente esperadas de Automobili Lamborghini SpA, Bugatti, Ferrari SpA, McLaren Automotive Ltd. y Porsche SE.


"Una empresa como Keonigsegg es más un hobby que un negocio", dice Ferdinand Dudenhoeffer, director del Centro de Investigación Automotriz en la Universidad de Duisburg-Essen, Alemania.


Von Koenigsegg creció en los suburbios de Estocolmo, hijo de un emprendedor impenitente y una sombrerera de alta costura entre cuyos clientes se contaba la familia real de Suecia. Industrioso por naturaleza, von Koenigsegg desarmaba tostadoras y grabadores de cinta antes de pasar a los carritos motorizados, los ciclomotores y las motos. Aun de niño, dice, no podía limitarse a mirar un espejo lateral y pensar: “¡Qué lindo!”. Tenía que averiguar exactamente cómo estaba hecho.


"Nunca digo que soy diseñador de autos", dice von Koenigsegg, que no se molestó en ir a la universidad y no tiene ninguna formación en diseño o ingeniería, mientras recorremos su fábrica sorprendentemente silenciosa. "Me gusta decir que el auto se diseña solo pero que yo soy el guía", dice.


Repensar todo


El modelo para la mayoría de los fabricantes de automóviles, especialmente los pequeños, consiste en tomar partes existentes –frenos, motores, transmisiones- y combinarlas en un auto de diseño patentado. Es mucho más barato y normalmente más pragmático desde la perspectiva de la ingeniería comprar las partes a empresas que ya invirtieron miles de horas y millones de dólares en investigación y desarrollo.


Von Koenigsegg ve las cosas de otra manera. Su empresa no sólo fabrica sus propios frenos, motores y transmisiones sino también casi todo el resto del auto, inclusive las tachas de titanio estampadas en el logo de la empresa, una versión más despojada del escudo de 900 años de la familia von Koenigsegg.


En total, cada vehículo insume unas 4.000 horas de trabajo artesanal. Si bien Koenigsegg ofrece modelos estándar –el Agera S y el Agera R (que funciona con biocarburante) son sus propuestas actuales- la empresa considera que hace diseño a medida.


"Suelen preguntarme '¿cuánto puedo personalizar mi auto? Si nos paga lo suficiente, le construimos un helicóptero'", dice von Koenigsegg. "Creo que técnicamente somos capaces de hacer cualquier cosa".


One:1


Cada auto viene con una serie completa de lo que von Koenigsegg llama "redes de seguridad", como control de tracción, control de estabilidad y sistema de frenos antibloqueo.


En este momento, "estamos invirtiendo miles de horas de ingeniería, equipamiento y pruebas para un número muy limitado de autos", dice.


El One: 1 fue bautizado así por su ambición de ser el primer vehículo de línea de montaje que logra verdaderamente el coeficiente uno a uno de peso y caballos de potencia. Si su producción resulta exitosa, pesará 1.400 kilos y tendrá 1.400 caballos de fuerza, un salto cuántico respecto de los 965 caballos de fuerza del modelo de base de Agera.


Los futuros compradores deben tener en cuenta que la producción estrictamente limitada a seis está vendida de antemano y que ya hay una demanda acumulada si alguno de esos afortunados desistiera.


Von Koenigsegg repasa rápidamente una serie de dibujos tridimensionales de su inminente creación desde distintos ángulos. "Nadie necesita un auto así", dice, torciendo su boca en una sonrisa. "Sólo hay que quererlo".

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores