Heredero de Fiat evidencia el enfoque que le dará a la compañía con la compra de Chrysler

Esta semana, John Elkann dijo que Marchionne, máximo responsable ejecutivo tanto de Fiat como de Chrysler, permanecerá por lo menos otros tres años en su cargo para profundizar la integración.

17 de Enero de 2014 | 13:16 | Bloomberg

El director general de Fiat-Chrysler Sergio Marchionne (izq.), conversa con el presidente de Fiat, John Elkann, en el Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica (NAIAS), el pasado 13 de enero del 2014.

Efe

MILÁN.- Si bien el máximo responsable ejecutivo de Fiat SpA, Sergio Marchionne, de 61 años, concentró todas las miradas por la operación anunciada el día de Año Nuevo para asegurarse el control total de Chrysler Group LLC, un reservado hombre de 37 años será quien determine en última instancia si la fusión transatlántica tendrá éxito.


John Elkann, nacido en Nueva York y criado en el Reino Unido, Brasil, Francia e Italia, es el heredero reinante de la familia Agnelli, el clan industrial italiano que controla Fiat desde hace 115 años. El joven presidente, que ya lleva una década en su puesto, está en condiciones de tomar durante muchos años el timón de la que se ha convertido en la séptima mayor automotriz del mundo.


Su enfoque mundial ya se hace evidente. Fiat tiene previsto completar la compra de una participación del 41,5% en Chrysler hoy, coronando un esfuerzo de cinco años para obtener la propiedad total del tercer fabricante estadounidense de automóviles. La compañía italiana estudiará los términos de la fusión más adelante en el mes para sellar la transformación de Fiat, que pasará de ser un fabricante centrado en Europa para convertirse en un competidor viable de General Motors Co., Toyota Motor Corp. y Volkswagen AG.


"Elkann no está condicionado por el pasado y está llevando a la compañía en una dirección más global", dijo Giuseppe Berta, profesor de la Universidad Bocconi que fuera responsable de los archivos de Fiat y conoce personalmente a Elkann. "John quiere dejar una marca, como lo hizo su padre. Representa un verdadero cambio generacional".


Sede estadounidense


Para poner de relieve el cambio del centro de gravedad de la empresa, Marchionne prefiere que la sede central esté en los Estados Unidos y la entidad fusionada cotice en la bolsa de Nueva York. Esta semana, Elkann dijo que Marchionne, máximo responsable ejecutivo tanto de Fiat como de Chrysler, permanecerá por lo menos otros tres años en su cargo para profundizar la integración.


Aunque la operación con Chrysler amplía las opciones de Fiat, Elkann aún debe apuntalar una presencia reducida en China, implementar un plan de 9.000 millones de euros (US$ 12.000 millones) para que la poco rentable división europea genere ganancias y elegir la persona que reemplazará a Marchionne, experto en realizar operaciones que salvó a Fiat de la quiebra.


La empresa con sede central en Turín invirtió US$ 3.700 millones en efectivo para absorber a Chrysler en un proceso de cinco años. Esa suma es la décima parte de los US$ 36.000 millones que pagó Daimler-Benz por la compañía en 1998.


Aunque Marchionne era quien volaba entre Italia y los EE.UU. para concretar la operación del 1° de enero y comprarle la última participación a un fideicomiso sindical de salud, Elkann tuvo un papel activo, manteniendo una línea abierta con el activo CEO desde su oficina del cuarto piso de la sede de Fiat en Lingotto.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores