Alerta de epidemia en Manila donde desenterraron 116 muertos

Las autoridades temían la aparición de un brote epidémico en torno a un basural de la periferia de Manila donde un derrumbe sepultó el lunes una humilde población, provocando la muerte de 116 personas, según un balance establecido este miércoles al mediodía.

12 de Julio de 2000 | 08:38 | Afp
MANILA.- Las autoridades temían la aparición de un brote epidémico en torno a un basural de la periferia de Manila donde un derrumbe sepultó el lunes una humilde población, provocando la muerte de 116 personas, según un balance establecido este miércoles al mediodía.

Los socorristas abandonaron toda esperanza de ubicar a sobrevivientes. No obstante, proseguían la búsqueda de otros cadáveres en medio de una fetidez insoportable, al tiempo que se advertía contra el riesgo de epidemias provocadas por la putrefacción de los cuerpos sepultados bajo la montaña de inmundicias.

"La fetidez es muy nociva, incluso el hecho de abrir un saco para identificar un cadáver representa un riesgo potencial", declaró a la AFP Kit Villaranda, responsable de la Cruz Roja en el lugar, precisando que se habían administrado vacunas y medicinas a los socorristas y habitantes.

Tres días después de producido el derrumbe, unos 500 militares y socorristas, ayudados por residentes en la barriada que sobrevivieron al desastre, continuaban cavando y buscando nuevas víctimas en medio de la lluvia que no cesaba de caer.

Debido a lluvias torrenciales provocadas por el paso de dos tifones la semana pasada, un basural de una altura de 15 metros se derrumbó sobre las 300 chozas donde vivían otras tantas familias que subsistían de la recuperación de desechos.

"Un total de 116 cuerpos ha sido ubicado por socorristas hasta ahora (miércoles) al mediodía y pensamos que otros podrían ser encontrados antes de que termine la jornada", declaró la responsable de la Cruz Roja.

Según ésta última, prácticamente no había ninguna posibilidad de encontrar sobrevivientes, pero hizo notar que la búsqueda continuaría hasta tener la certeza que no quedaría ningún cadáver sepultado allí.

La responsable de la Cruz Roja declaró que muchos de los muertos no podían ser identificados debido a que se encontraban mutilados o deformados.

Las autoridades, por su parte, reconocieron que no tenían ningún elemento que les permitiera dar una estimación del número de personas que fueron sepultadas por el derrumbe.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores