Españoles protestan contra nueva ola violencia atribuida a ETA

Los españoles preparaban el lunes una serie de protestas en contra de la ola de ataques violentos atribuidos al grupo separatista vasco ETA, tras el asesinato de un concejal del partido de gobierno y dos atentados con bomba en los últimos días.

17 de Julio de 2000 | 02:53 | REUTERS
MADRID.- Los españoles preparaban el lunes una serie de protestas en contra de la ola de ataques violentos atribuidos al grupo separatista vasco ETA, tras el asesinato de un concejal del partido de gobierno y dos atentados con bomba en los últimos días.

José María Martin Carpena, de 50 años, del gobernante Partido Popular, recibió seis disparos frente a su esposa y su hija adolescente el sábado en la noche en el ciudad costera de Málaga, en el sur del país.

Luego el domingo, un auto bomba estalló frente a un batallón de la Guardia Civil en el centro de España, causando heridas leves a una persona.

Los ataques del fin de semana son posteriores a la explosión de un auto bomba el miércoles en el centro de Madrid, en una campaña que algunos consideran como una muestra de la fuerza de ETA fuera del País Vasco, en el norte del país.

El asesinato es el sexto de este año que se atribuye a ETA después de que puso fin a una tregua de 14 meses en diciembre.

ETA (Patria Vasca y Libertad) ha causado la muerte de unas 800 personas en su lucha por un estado independiente en el norte de España y el suroeste de Francia.

Cada asesinato este año ha hecho que miles de manifestantes se vuelquen a las calles para protestar por la violencia, lo que se repetirá el lunes, para repudiar nuevamente los más recientes ataques.

Se programaron vigilias en silencio a las horas del mediodía frente a los ayuntamientos en toda España y en la noche habrá marchas en Madrid y Málaga, unos 420 kilómetros al sur de la capital, lugar donde fue asesinado el concejal el sábado, a unos 420 kilómetros al sur de la capital.

ETA no ha reclamado la responsabilidad de los recientes ataques; rara vez lo hace hasta semanas después.

Sin embargo, los actos violentos fueron enérgicamente condenados el domingo.

"ETA está destrozando personas, está destrozando familias. ETA está manchando con sus crímenes el buen nombre del pueblo vasco", dijo Juan José Ibarretxe, presidente del semiautónomo País Vasco.

Ibarretxe, del moderado Partido Nacionalista Vasco, ha sido objeto de fuertes críticas por parte del gobierno de Madrid por no cortar sus vínculos con los aliados de ETA que tienen cargos en el País Vasco.

El presidente del gobierno español, José María Aznar, sigue firme en su decisión de no otorgar más concesiones y ha dicho que los vascos ya gozan de más autonomía que cualquier otro grupo étnico en Europa.

El regreso a la violencia este año endureció la postura del gobierno y ayudó a Aznar a conseguir una abrumadora victoria electoral en marzo.

"El gobierno quiere reiterar más que nunca la validez de los principios y criterios que marcan su política frente al terror", dijo el domingo el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja.

Sin embargo, otros hacen llamamientos al diálogo, entre ellos José Luis Pedrosa, hermano del político del Partido Popular, José María Pedrosa, asesinado por ETA en junio.

"Mientras no se pongan a hablar y dialogar, estos señores seguirán matando", dijo Pedrosa al canal de televisión CNN-Plus.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores