Rebeldes musulmanes suspenden negociaciones en Filipinas

El Frente Moro de Liberación Islámica, que lucha por un estado independiente en la isla de Mindanao, adoptó la decisión debido a que las autoridades filipinas ordenaron la captura de los dirigentes del grupo y pusieron precio a sus cabezas.

14 de Agosto de 2000 | 00:59 | EFE
COTABATO.- El Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), que lucha por un estado independiente en la isla filipina de Mindanao, anunció hoy la suspensión indefinida de las negociaciones de paz con el Gobierno.

El jefe militar del grupo separatista, Al Haj Murad, aseguró que la suspensión de las negociaciones de paz es consecuencia de la decisión tomada por las autoridades filipinas de ordenar la captura de los dirigentes del grupo musulmán y poner precio a sus cabezas.

Se trata de la segunda vez que el FMLI anuncia una suspensión de las conversaciones de paz desde que comenzó el proceso negociador el pasado mes de enero.

La ocasión anterior fue el 30 de abril, cuando los separatistas se negaron a seguir adelante con el proceso a causa de la campaña militar lanzada por el Ejército contra sus bases.

Al Haj Murad leyó un comunicado esta mañana, a través de una emisora local, en el que anunciaba la decisión del FMLI.

Con la lectura del comunicado por Murad se descartan las informaciones de los militares filipinos en el sentido de que el líder separatista había muerto durante el asalto al Campo Abubakar, el mayor centro de operaciones del grupo que cayó bajo el poder del Ejército el pasado mes de julio.

Según el mensaje de Murad, "la falta de sinceridad del Gobierno filipino al presentar cargos criminales contra los líderes del FMLI y ofrecer 200.000 dólares por sus cabezas nos ha llevado a suspender de forma indefinida las negociaciones de paz".

Añadió que con esta decisión quieren demostrar que "el Gobierno está empleando amenazas contra ellos".

El anuncio del FMLI se produce cuando el Presidente de Filipinas, Joseph Estrada, se encuentra en Mindanao, a donde se desplazó la semana pasada para seguir de cerca la crisis, y tras un atentado con bomba que causó ayer la muerte de dos personas y heridas a otras once.

Tras varios intentos para conseguir la paz en Mindanao, los separatistas musulmanes decidieron hoy romper con el proceso de paz, que no ha podido detener la ofensiva militar lanzada por el Ejército filipino el pasado mes de abril.

Varios cientos de miles de personas han muerto y unas 900.000 se han visto obligadas a abandonar sus hogares desde que comenzó la ofensiva militar, hace cuatro meses.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores