Gore cierra campaña y cree en llegar a ser Presidente

Mientras miles de personas se agolparon en las calles de Florida para ver al candidato demócrata, este declaró que "avanzamos con la política del futuro, un futuro brillante que incluye a todos los estadounidenses". "Florida es el lugar donde nace el futuro", sentenció el vicepresidente.

07 de Noviembre de 2000 | 16:11 | AP
MIAMI.- Al Gore, exuberante pero exhausto, recibe el día de las elecciones rodeado de amigos del mundo del espectáculo y bajo un cielo iluminado por fuegos artificiales, declarando que no tiene "la más mínima duda" de que ganará la contienda.

Gore y su esposa Tipper votaron al mediodía en el gimnasio de una escuela y luego él habló a los estudiantes, provocando una carcajada cuando preguntó a los niños qué debería hacer el presidente y uno de ellos respondió "mejorar el Congreso".

"El condado Smith ha sido muy bondadoso conmigo", dijo Gore a los niños y maestros de la escuela. El vicepresidente fue elegido en la década de 1970 representante por ese distrito de Tennesee y en 1984 al Senado, al igual que su padre.

Horas antes, Gore afirmó anoche en un mitin al aire libre en el distrito de South Beach de Miami que "la luna brilla en Miami. De costa a costa, de Miami a Los Angeles y de frontera a frontera, los norteamericanos acuden juntos a formular una importante decisión: no nos permitiremos volver a la política del pasado".

"Avanzamos con la política del futuro, un futuro brillante que incluye a todos los estadounidenses", insistió. Miles de personas se agolparon en las calles para ver al demócrata Gore. "Florida es el lugar donde nace el futuro", proclamó el vicepresidente.

Un elenco de estrellas -entre ellas Glenn Close, Robert DeNiro, Stevie Wonder, Billy Dee Williams, Ben Affleck- acudieron a la reunión, algunos de ellos convocados por el magnate de Hollywood Harvey Weinstein. Un despliegue de fuegos artificiales sirvió de telón de fondo al discurso de Gore, levemente afónico de tanto hablar en público.

De Miami, Gore partió a Tampa, donde se reunió con las enfermeras nocturnas de un centro oncológico y habló con ellas. "Disculpen la ronquera", dijo Gore. "Tuve que pronunciar tantos discursos que tengo la voz un poco afectada".

Al amanecer, Gore se juntó con su compañero de fórmula Joseph Lieberman para animar a los voluntarios. Para ello repartió dulces cubanos elaborados en una panadería local y mofándose de su rival George W. Bush.

"Son casi las 5:30 de la madrugada, en Texas, y George W. Bush sigue durmiendo, mientras que yo sigo hablando a la gente", se jactó Gore. El vicepresidente animó esta madrugada a un grupo de obreros a que lograran que otros acudieran igualmente a votar, antes de partir a Tennesee, su estado natal, para emitir su sufragio en una escuela de Carthage.

El vicepresidente concluye hoy su campaña de la misma forma en que la inició, contando los 25 votos electorales de la Florida, aunque los sondeos indican que ese estado está muy igualado.

Lieberman votó después en New Haven, en Connecticut, donde abandonó la cabina de votación con una amplia sonrisa. "¡Qué gran placer!", comentó tras votar.
Posteriormente, dijo a sus partidarios que "esto nunca habría sucedido sin el amor y el respaldo de nuestros amigos aquí en New Haven. Cualquier cosa es posible en Estados Unidos".

Cuando su esposa, Hadassah, salió de la cabina de votación, se le escaparon lágrimas de los ojos.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores