Se aleja solución política en EE.UU.

La solución de una de las peores crisis políticas de Estados Unidos se ha alejado una semana más después de que el Tribunal Supremo del país decidiera intervenir en la batalla legal por el recuento manual de votos en Florida y anunciase que escuchará los alegatos el 1 de diciembre.

25 de Noviembre de 2000 | 05:50 | EFE
WASHINGTON.- La solución de una de las peores crisis políticas de Estados Unidos se ha alejado una semana más después de que el Tribunal Supremo del país decidiera intervenir en la batalla legal por el recuento manual de votos en Florida y anunciase que escuchará los alegatos el 1 de diciembre.

Los magistrados indicaron que escucharán los cuestionamientos republicanos al recuento en Florida, estado cuyos 25 votos electorales darán la victoria al gobernador del Texas George W. Bush o al vicepresidente demócrata Al Gore en la lucha por la Casa Blanca.

El recuento de los votos emitidos el 7 de noviembre continuaba hoy sábado en los condados de Palm Beach y Broward, donde los demócratas de Gore esperan superar los 930 votos que Bush tiene en el escrutinio oficial.

Informes no oficiales indicaban a medianoche del viernes que Gore había recogido alrededor de 280 votos en su lucha por emparejar y superar a Bush antes de que expire el plazo para el recuento.

Por una decisión del Tribunal Supremo de Florida, esos recuentos deben terminar y ser entregados a la secretaria de Justicia, de estado, Katherine Harris, mañana domingo.

Harris podría declarar un ganador ese mismo día, pero su decisión sólo sería definitiva una vez que se hayan resuelto todas las demandas jurídicas, impugnaciones y otros recursos legales.

"Se concede la petición", indicó el Supremo, que exigió a los abogados de Bush y de Gore presentar argumentos escritos a mediados de la próxima semana sin indicar cuándo dará a conocer un dictámen.

Por otra parte, la posibilidad de que el problema quede resuelto el viernes próximo parece diluirse después de que la campaña demócrata indicara que luchará contra una decisión del Supremo del estado que ratificó la finalización del recuento en el estado de Miami-Dade, el más populoso de Florida.

Los estados tienen de plazo hasta el 12 de diciembre para presentar la nómina de sus electores, quienes se reunirán con los de los otros 49 estados el 18 de diciembre para designar al próximo presidente de Estados Unidos.

La guerra en los estrados judiciales adquirió un nuevo tono agresivo en las últimas horas, cuando el candidato demócrata a la vicepresidencia, Joe Lieberman, acusó a los republicanos de "orquestar manifestaciones" para intimidar a quienes realizan el recuento manual de votos en Florida.

"Esas manifestaciones tuvieron el claro propósito de intimidar e impedir que el recuento siguiera adelante. No le hacen ningún bien a nuestra democracia", expresó.

"Este es el momento de respetar la ley, no rendirse a las normas de las turbas. Este es el momento de la paciencia y el respeto, no la intimidación y la violencia", agregó.

Sus palabras fueron rechazadas por la campaña de Bush, cuyos integrantes acusaron a los demócratas de decir una cosa y después hacer otra.

"¿Dónde estaba Joe Lieberman cuando (el activista de los derechos civiles) Jesse Jackson organizó manifestaciones en el condado de Palm Beach en nombre de Al Gore? ¿Por qué no rechazó públicamente esas protestas?", preguntó el portavoz Ari Fleischer.

La decisión del Supremo fue tomada dos días después de que los abogados de Bush pidieran que se reconsidere una decisión de la Corte Suprema de Florida que permitió el recuento en tres condados del estado para incluirlos en el resultado final.

Los abogados de Bush dijeron que esa decisión hacía caso omiso de la ley federal y constituía una violación constitucional.

Otra petición del equipo de Bush para impedir el recuento fue rechazada y está a la espera de una decisión de una corte federal de apelaciones de Atlanta, en el estado de Georgia.

"Estamos complacidos por la decisión del Supremo de Estados Unidos. Este tribunal considerará si es legal cambiar las reglas en medio del partido", expresó Ben Gingsberg, uno de los abogados de Bush.

Sin embargo, David Boies, representante de Gore en Tallahassee, capital de Florida, manifestó que el equipo del candidato demócrata está listo para presentar sus argumentos y pronosticó que la decisión favorecerá al vicepresidente.

Entre tanto, el candidato republicano a la vicepresidencia, Dick Cheney, iniciaba este fin de semana un período de descanso en su residencia en Washington tras sufrir un "leve infarto" el miércoles pasado.

Cheney, de 59 años de edad, salió caminando y sin ayuda del hospital de la Universidad George Washington, manifestando que reanudará sus actividades en los próximos días sin ningún problema.

"Por ahora me voy a casa", subrayó.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores