Se entregan dos peligrosos prófugos texanos

En medio de tensas negociaciones con la policía y duras declaraciones contra el sistema judicial a un canal de televisión , finalmente se entregaron a las autoridades los últimos dos prófugos que habían escapado de un reclusorio texano el pasado 13 de diciembre.

24 de Enero de 2001 | 09:42 | AP
COLORADO SPRINGS,EE.UU.- Los últimos dos prófugos de los siete que escaparon en diciembre de un reclusorio texano se entregaron esta mañana pacíficamente a la policía. Su detención puso fin a una de las mayores búsquedas en la historia moderna de Estados Unidos desde que los convictos escaparon el 13 de diciembre.

Patrick Murphy, un violador de 39 años y Donald Newbury, un atracador de 38, abandonaron la habitación del hotel en la que permanecieron parapetados durante cinco horas de negociaciones con la policía y ser entrevistados por la televisión.

"Este episodio está ahora concluido y finalizado", dijo el teniente policial Skip Arms.

Ambos hablaron por teléfono cinco minutos cada uno con un locutor de la estación de televisión KKTV de Colorado Springs antes de estregarse esta madrugada a la policía. Una vez esposados fueron colocados en vehículos patrulleros diferentes frente al motel Holiday Inn.

"Creo que querían dar a conocer su mensaje", dijo Arms. "Ya que les demostramos confianza, cumplieron lo dicho y se rindieron", agregó.

En la entrevista, Newbury dijo que la fuga fue un manifiesto contra el sistema judicial de Texas. "Teníamos que formular la declaración de que el sistema (judicial) es tan corrupto como nosotros. Si van a hacer algo con nosotros, háganlo también con ese sistema", agregó el prófugo.

Murphy y Newbury figuran entre los siete penados que escaparon en diciembre de una prisión texana, desatando una de las mayores búsquedas en la historia reciente de Estados Unidos. Cuatro de ellos fueron capturados sin incidentes el lunes en Woodland Park, a unos 25 kilómetros al noroeste de Colorado Springs y otro se suicidó en una casa rodante que al parecer usaron desde el primero de enero.

Las autoridades dijeron que robaron un establecimiento de artículos deportivos en Irving, Texas, y que mataron al policía local Aubrey Hawkins cuando llegó al lugar. El agente recibió 11 balazos y su cadáver fue atropellado varias veces con un vehículo.Todos ellos serán acusados de homicidio premeditado en la muerte del policía.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores