Asesinato de adolescentes israelíes aviva tensión

El Papa Juan Pablo II deploró el "horrendo" asesinato de los dos jóvenes, cada uno de 14 años, que desafió sus llamado en pro de la paz en Oriente Medio hechos esta semana durante una visita a Siria.

09 de Mayo de 2001 | 15:37 | Agencias
TEKOA, Cisjordania.- Dos adolescentes israelíes que vivían en un asentamiento judío fueron encontrados el miércoles atados y muertos a pedradas en una cueva de Cisjordania, crimen del que fueron acusados los palestinos por el Primer Ministro, Ariel Sharon.

Las muertes, ocurridas dos días después de que el fuego de tanques israelíes mató a una bebé palestina de cuatro meses en un campamento de refugiados de Gaza, profundizaron el enfrentamiento entre ambas partes, alejándolos del proceso de pacificación.

El Presidente palestino, Yasser Arafat, soslayó una pregunta relacionada con estas muertes.

Pero el ministro del gabinete palestino, Saeb Erekat, dijo: "La Autoridad Palestina lamenta la pérdida de la vida de estos dos chicos y de todo niño, lo mismo sean israelíes o palestinos, judíos, musulmanes o cristianos".

El Papa Juan Pablo II deploró el "horrendo" asesinato de los dos adolescentes, cada uno de 14 años, que desafió sus llamamientos en pro de la paz en Oriente Medio hechos esta semana durante una visita a Siria.

El embajador estadounidense en Israel, Martin Indyk, dijo que uno de los jóvenes, Yaakov Nathan Mandell, era un ciudadano de su país. Indyk describió el crimen como un "asesinato perverso" y dijo que Estados Unidos está indignado.

Radio Israel informó que la policía y el servicio israelí de seguridad interna Shin Bet arrestaron a 15 palestinos para interrogarlos.

Horas antes, Washington, el aliado más estrecho de Israel, fustigó los planes del gobierno de Sharon de destinar unos 350 millones de dólares a reforzar los asentamientos, que enfurecen a los palestinos y han contribuido a alentar su revuelta de más de siete meses.

La policía israelí dijo sospechar que palestinos habían matado a pedradas a Mandell y a Yosef Ishran y que luego arrojaron sus cadáveres en una cueva aledaña a un lecho fluvial, en el desierto cercano al asentamiento de Tekoa, 13 kilómetros al sur de Jerusalén.

"No hay duda de que estamos hablando de unos asesinatos por motivos nacionalistas", dijo a Radio Israel, desde el sitio donde se encontraron los cadáveres, a Radio Israel.

La radio del ejército dijo que los adolescentes habían salido el martes de excursión en lugar de ir a su escuela en Jerusalén y que se organizó una patrulla de búsqueda después de que no regresaron a sus casas. Es posible, dijo la radio, que las víctimas también fueron apuñaladas.

Un jefe de seguridad del asentamiento, Dov Weinstock, dijo que los asesinos podrían haber sido ladrones que, actuando impulsivamente, mataron a los adolescentes usando lo que llamó "armas naturales", como piedras.

Residentes de Tekoa dijeron que unas 100 cabras fueron robadas durante la noche.

El ministro israelí de Defensa, Binyamin Ben-Eliezer, aseguró que su país castigará a los asesinos al decir que "les daremos cacería uno a uno".

En una llamada anónima a Reuters, una persona atribuyó la responsabilidad a un grupo islámico, diciendo que con ellas se vengaba la muerte de la bebé en Gaza el lunes y la de un militante del Yijad Islámico el sábado.

No fue posible verificar la autenticidad de la llamada.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores