Presidente salvadoreño evalúa daños por 100 nuevos sismos

El Comité de Emergencia Nacional (COEN) informó que la cadena de sismos provocó también derrumbes en zonas montañosas de los departamentos de Usulután y San Miguel, en el oriente del país, y Cuscatlán, en la región central que registró el mayor número de movimientos.

10 de Mayo de 2001 | 20:06 | AP
SAN SALVADOR.- El Presidente salvadoreño Francisco Flores, evaluó el jueves los daños que ocasionaron esta semana unos 100 sismos, de moderada magnitud, en un humilde poblado de la región central del país.

Flores acompañado por el ministro de Obras Públicas, José Angel Quirós, visitó la población de Apastepeque, en el departamento de San Vicente, a 58 kilómetros al este de la capital.

Cifras oficiales indican que en Apastepeque unas 500 viviendas de adobe sufrieron leves daños, mientras que otras 40 se desplomaron tras los sismos entre los 2 y 4,8 grados de magnitud, ocurridos desde el mediodía del martes hasta el mediodía del miércoles.

Los sismos dejaron un muerto en el departamento de La Unión, en la región este, y alarmaron a los salvadoreños que se recuperan de los devastadores terremotos del 13 de enero y 13 de febrero pasado.

En la localidad de Apastepeque, de unos 20.000 habitantes, los sismos dañaron además las tuberías del servicio de agua potable.

"Hemos encontrado un enorme nerviosismo en la población", dijo Flores a periodistas. "Uno de mis propósitos al venir, es poderle dar tranquilidad a la población", agregó.

Flores afirmó que "luego de la emergencia del martes, el ministerio de Obras Públicas está removiendo escombros, constatando los daños y viendo la necesidad de construir viviendas temporales (en las zonas afectadas)".

El Presidente salvadoreño sobrevoló posteriormente en helicóptero el volcán Chichontepec, al oeste de San Vicente. El volcán ha registrado constantes deslizamientos de tierra generando el temor en los campesinos de comunidades aledañas.

El Comité de Emergencia Nacional (COEN) informó que la cadena de sismos provocó también derrumbes en zonas montañosas de los departamentos de Usulután y San Miguel, en el oriente del país, y Cuscatlán, en la región central que registró el mayor número de movimientos.

Los sismos fueron sensibles además en poblaciones de Honduras, Nicaragua y Guatemala.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores