Huracán Adolph amenaza costa del Pacífico mexicano

El huracán, el primero de la temporada, provocaba olas de hasta cuatro metros de altura en un radio de 315 kilómetros, por lo que la mayoría de los puertos en el estado occidental de Michoacán y los estados sureños de Guerrero y Oaxaca fueron cerrados a la navegación.

28 de Mayo de 2001 | 18:35 | Agencias
MEXICO DF.- El huracán "Adolph", con vientos máximos sostenidos de 205 kilómetros por hora, se desplazaba este lunes por el mar frente al balneario de Acapulco, provocando lluvias intensas en toda la costa mexicana del Pacífico.

"Adolph", con rachas hasta de 250 kilómetros por hora, se transformó de tormenta tropical en huracán el fin de semana y alcanzó la Categoría Tres en la escala de cinco puntos para clasificar a estos fenómenos meteorológicos.

El Sistema Nacional de Protección Civil pronosticó que la tormenta podría ganar más fuerza y alcanzar la categoría cuatro el martes. El huracán, el primero de la temporada, provocaba olas de hasta cuatro metros de altura en un radio de 315 kilómetros, por lo que la mayoría de los puertos en el estado occidental de Michoacán y los estados sureños de Guerrero y Oaxaca fueron cerrados a la navegación.

Protección Civil dijo en un comunicado que "Adolph" continúa siendo un huracán intenso y que provocará vientos fuertes y olas de gran magnitud en las costas de Oaxaca y Guerrero. Ambos estados entraron en etapa de emergencia, mientras que Michoacán se encontraba en estado de alerta, en espera del comportamiento del ciclón, agregó.

Además la entidad dijo que el ojo o vórtice del huracán estaba situado a las 10:00 hora local (15.00 GMT), a 260 kilómetros al suroeste de Acapulco, pero que se alejaba gradualmente a una velocidad de nueve kilómetros por hora en dirección al noroeste. Pronosticó que de seguir ese comportamiento, "Adolph" continuará en el mar en los próximos días y el martes estará a unos 300 kilómetros de Acapulco y del centro turístico de Ixtapa Zihuatanejo, también en el estado de Guerrero.

Esperando el mal tiempo

Las autoridades de Acapulco, un popular balneario del Pacífico mexicano, daban este lunes aviso a los turistas y a la población local sobre el mal tiempo que se anticipaba para las próximas horas a través de mensajes en radio y televisión. "Les estamos diciendo que el huracán no va a tocar el estado, pero que sí va a provocar fuertes lluvias", dijo a Reuters Misael Mariche, un funcionario de Protección Civil de Acapulco.

Agregó, en entrevista vía telefónica, que durante la mañana y la tarde del lunes, el puerto recibió una lluvia que no causó inundaciones, pero por la noche se esperaba que precipitaciones intensas azotaran las costas acapulqueñas.

Un portavoz del gobierno dijo que el ministerio de Educación de Guerrero había decidido que las escuelas cercanas a la costa permanezcan cerradas el martes. El director de Protección Civil de Guerrero, Gustavo Piña, dijo, en tanto, que en Acapulco hay listos 127 albergues si se requiere recibir a residentes damnificados.

"El comportamiento de los sistemas ciclónicos es impredecible, por lo que tenemos listas toneladas de alimentos para usarlos en un momento dado", dijo a Reuters el funcionario en entrevista telefónica desde Acapulco.

Agregó que personal del ejército y la marina recomendaban a los turistas no nadar en las playas del puerto por las grandes olas que se estaban formando. Las autoridades federales de Protección Civil dijeron que las nubes que acompañan el huracán "provocarán lluvias intensas en la costa y la sierra sur de Oaxaca, muy fuertes en costas y sierra sur de Guerrero; fuertes en Michoacán y moderadas en (los estados costeros occidentales) de Jalisco y Colima".

"Los modelos de pronóstico indican que Adolph continuará con movimiento lento hacia el noroeste -aproximándose gradualmente a las costas de Guerrero- y presenta condiciones para una mayor intensidad en las próximas horas", agregó Protección Civil.

Hasta el lunes no se habían reportado daños graves o damnificados por las fuertes lluvias caídas en las últimas horas en los estados costeros.

Las costas mexicanas sobre el Pacífico, el Golfo de México y el Caribe han sido golpeadas con rudeza durante las temporadas de huracanes en el hemisferio norte, que se extiende de mayo hasta noviembre. En 1999, las peores inundaciones en 40 años provocadas por diversas tormentas en todo México mataron a por lo menos 425 personas, mientras que en 1998 cobraron centenares de vidas en el estado sureño de Chiapas. El huracán Paulina mató en 1997 a unas 400 personas, en su mayoría en Acapulco.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores