FBI investiga ataque a microbús en EE.UU. que dejó seis muertos

Un portavoz de la empresa Greyhound señaló que como medida cautelar se suspendieron los viajes en todo el país. No se sabe la identidad ni la nacionalidad del atacante. Oficina Federal inició investigación para ver si ataque está relacionado con ataques del 11 de septiembre.

03 de Octubre de 2001 | 09:05 | Agencias
WASHINGTON.- Un autobús de Greyhound chocó el miércoles y murieron seis de sus 38 ocupantes, y una pasajera dijo que se debió a que un hombre degolló al conductor en plena marcha, según una emisora de televisión.

La empresa, que tiene una red nacional de transportes, paralizó todas sus unidades en el país como medida de precaución, dijeron las autoridades.

Un vocero de la policía del condado de Coffee, Steve DeFord, dijo que no podía confirmar detalles del hecho, pero informó a la NBC que "el agresor" está entre los muertos y que la investigación ha pasado a manos del FBI.

Seis personas murieron y los otros 32 ocupantes del vehículo resultaron heridos, dijo Dana Keaton, una portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Tenesí. Todavía no se conocía la gravedad de los heridos, dijo una portavoz de Greyhound, Karen Chapman.

El autobús viajaba de Louisville, en Kentucky, a Atlanta cuando se estrelló a las 5.15 de la mañana hora local, dijo Chapman. El choque ocurrió cerca de Manchester, a 80 kilómetros al sudeste de la carretera Interestatal 24 de Nashville.

Hablando por un teléfono celular desde el lugar del choque, la pasajera Carly Rinearson dijo a la televisora WTVF, de Nashville, que un hombre que parecía tener de 30 a 35 años se le acercó varias veces a su asiento delantero. Primero le preguntó la hora y después, cuando le dijo si podía cambiar de asiento, la mujer se negó.

Más adelante, dijo, "se le acercó al conductor y, como si nada, lo degolló, y el chofer giró el volante y el autobús volcó".

Greyhound, con casa matriz en Dallas, detuvo todos sus servicios como medida de precaución, dijo la vocera Kristin Parsley. Unos 1.900 de sus 2.300 autobuses estaban operando cuando ocurrió el choque, dijo. Agregó que a los que estaban en operación se les permitió continuar hasta sus destinos.

Chapman dijo que la empresa paralizó todos sus servicios "para ver si el incidente podría afectar la seguridad de los pasajeros en otros sitios". No confirmó que se tratase de un ataque ni dijo por qué el choque podría tener impacto en otros autobuses. Pero aclaró que habitualmente un accidente no es causa para paralizar el servicio a nivel nacional.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores
noticias más vistas