En Afganistán, el Pentágono usa todo tipo de armas

Estados Unidos está usando armamento que incluye los últimos avances en proyectiles teledirigidos y explosivos más tradicionales que poco han variado en casi un siglo.

05 de Noviembre de 2001 | 16:12 | AP
PredatorWASHINGTON.- Estados Unidos ha recurrido en su campaña en Afganistán a una mezcla de armamento que incluye los últimos avances en proyectiles teledirigidos y explosivos más tradicionales que poco han variado en casi un siglo.

Los bombarderos B-52 utilizados en la guerra de Vietnam -algunos de los cuales tienen más años que los pilotos que los tripulan- despegan de una isla en mitad del Océano Indico a centenares de kilómetros de sus objetivos para lanzar bombas convencionales contra las trincheras talibán.

Los misiles crucero Tomahawk lanzados desde barcos y submarinos a un costo de millones de dólares cada uno, tiene como fin reducir a escombros los campamentos terroristas.

Los helicópteros del ejército y los aviones artillados AC-130 de la fuerza aérea son vulnerables a los misiles Stingers, cohetes antiaéreos portátiles de fabricación norteamericana que la CIA proporcionó a los insurgentes afganos durante su lucha contra los invasores soviéticos en la década de 1980.

Los bombarderos B-2, con un precio de millones de dólares cada uno y capaces de evadir los radares enemigos, han realizado 44 misiones desde su base en Misurí para lanzar bombas perforadoras utilizadas por primera vez en la Guerra del Golfo Pérsico, capaces de penetrar los refugios de hormigón armado y roca más profundos.

Los portaaviones, considerados por algunos unas reliquias obsoletas, son una extensión flotante del territorio norteamericano emplazados en el Mar Arábigo desde los cuales son lanzados diariamente decenas de ataques contra posiciones del Talibán y otros objetivos.

Uno de esos portaaviones, el Kitty Hawk, dejó la mayor parte de sus aviones en su base de Japón y va cargado con helicópteros de las fuerzas especiales del ejército, algunas de las cuales realizaron ataques comando en Afganistán el 20 de octubre.

El Pentágono ha recurrido además a armamento nuevo, de avanzado diseño, en su campaña afgana.

El Global Hawk, un avión de reconocimiento de gran altitud y sin piloto, ha sido utilizado en Afganistán aunque sigue en fase de desarrollo.

A punto de ser utilizado figura el avión Predator, que vuela a altitudes mucho más bajas que el Global Hawk y transmite imágenes en directo de los objetivos terrestres. Tampoco lleva piloto. Una versión artillada del Predator, capaz de disparar cohetes antitanques Hellfire, al parecer ha sido utilizado ya sobre Afganistán.

Ante la aniquilación práctica de las defensas antiaéreas del Talibán y la proximidad del invierno en el hemisferio norte, el Pentágono despachó aviones E-8 Joint STARS, una versión modificada del Boeing 707 equipado con un radar capaz de seguir vehículos en tierra a una distancia superior a los 200 kilómetros, en todo tipo de condiciones meteorológicas.

El objetivo original de este tipo de avión era localizar y seguir el desplazamiento de tanques y otros vehículos blindados en un campo de batalla tradicional. En Afganistán, un conflicto que según el secretario de Defensa Donald Rumsfeld es librado como ningún otro, entre los vehículos que debe localizar el Joint STARS figuran las camionetas y automotores utilitarios talibán.
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores