EE.UU. celebra Día de Acción de Gracias entre la inquietud y la determinación

La prensa estadounidense insistió este jueves en la sensación de vacío que marcará a muchas cenas familiares alrededor del tradicional pavo asado acompañado con salsa de arándanos, tanto en los miles de hogares que perdieron a alguno de sus integrantes el 11 de setiembre, como en aquellos que tienen a uno de sus miembros en el frente de la guerra contra el terrorismo.

22 de Noviembre de 2001 | 17:35 | AFP
A pesar de todo, Nueva York quiso celebrar de la mejor manera el Día de Acción de GraciasWASHINGTON.- Los estadounidenses celebran este jueves la fiesta familiar más importante del año, el día de Acción de Gracias, con sentimientos mezclados de inquietud y determinación, diez semanas después de una tragedia que marcó sus vidas.

En una página entera en varios diarios estadounidenses, el Presidente George W. Bush y su esposa Laura desearon un feliz Día de Acción de Gracias ("Thanksgiving") a sus compatriotas, insistiendo sobre la seriedad del momento.

Desde los ataques suicidas del 11 de setiembre, que causaron unos 4.200 muertos y destruyeron el sentido de invulnerabilidad de los norteamericanos, el país más poderoso del mundo se lanzó a una guerra contra el terrorismo que parece que marcará su destino por largo tiempo.

Además, Estados Unidos se enfrenta a una amenaza de contaminación por ántrax, una ola cuyo origen es desconocido y que ya causó cinco muertes, así como a una grave recesión económica, que provocó un fuerte aumento del desempleo.

"Este año celebramos el Día de Acción de Gracias con un sentimiento de dolor", escribió la pareja presidencial, pero de esta desgracia "nació un gran bien" y el pueblo estadounidense supo mostrarse "generoso" hacia los más desvalidos.

El Día de Acción de Gracias conmemora la jornada que celebraron en 1621 los primeros colonos ingleses para agradecer a Dios por una cosecha excepcional que los salvó de la hambruna. Desde entonces, esta fiesta se convirtió sobre todo en una ocasión de reunión para las familias.

La prensa estadounidense insistió este jueves en la sensación de vacío que marcará a muchas cenas familiares alrededor del tradicional pavo asado acompañado con salsa de arándanos, tanto en los miles de hogares que perdieron a alguno de sus integrantes el 11 de setiembre, como en aquellos que tienen a uno de sus miembros en el frente de la guerra contra el terrorismo.

Carros de la Estatua de la Libertad abundaron este jueves en EE.UU.Los estadounidenses también decidieron en muchos casos no desplazarse en la jornada, o cambiaron sus medios de transporte. "El temor a tomar un avión y las medidas de seguridad obligatorias condujeron a muchas personas a volcarse a los medios de transporte terrestres", señaló el diario "The Washington Post".

Según estimaciones no oficiales publicadas por el diario "The New York Times", los viajes por avión bajaron de 15% a 20%. La compañía ferroviaria "Amtrack" puso a disposición de sus clientes 75.000 plazas más, alcanzando su máxima capacidad de 575.000 lugares.

La Oficina Federal de Transportes publicó previsiones muy alarmistas anunciando que el número de viajeros debería disminuir un 40% con respecto al año pasado, pasando de 58 millones a 36 millones.

Otras cifras son menos pesimistas, y el Automóvil Club Estadounidense (AAA por sus siglas en inglés), consideró que la disminución de un año a otro sería sólo de 6%.

A pesar del descenso en los desplazamientos y de la herida abierta en el corazón mismo de la ciudad tras la destrucción de las torres gemelas del World Trade Center, Nueva York quiso respetar la tradición.

El desfile organizado por la gran tienda "Macy’s" atrajo la atención de decenas de miles de personas que presenciaron el evento desde las veredas de la ciudad, en una jornada soleada.

Payasos y porristas (bastoneras) desfilaron con enormes figuras de la Estatua de la Libertad en sus cabezas y cincuenta banderas que representan a los cincuenta Estados que componen en país.

Cuando los confetis de la fiesta caigan, Estados Unidos tendrá que volver a poner manos a la obra, destacó Bush en una declaración oficial.

"Pueda Dios todo poderoso, que es nuestro refugio y nuestra fuerza en estos tiempos difíciles, proteger nuestra patria, protegernos a nosotros y darnos la paciencia, la determinación y la sabiduría necesarias para enfrentar lo que nos espera", escribió el Presidente.
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores