EMOLTV

Cacerolazos y protestas sociales no cesan en Argentina

A los cacerolazos se sumó este lunes otra original forma de protesta de deudores hipotecarios que hicieron sonar sus llaveros frente a la sede los tribunales porteños en reclamo de que sus deudas en dólares sean llevadas a pesos en paridad de uno a uno con la divisa estadounidense.

21 de Enero de 2002 | 21:18 | AFP
BUENOS AIRES.- Las cacerolas siguieron marcando este lunes el ritmo de las protestas contra el impopular congelamiento de fondos bancarios en Argentina, donde los sectores más humildes multiplicaron las demandas por empleo y planes laborales temporarios.

La llamada Asamblea Interbarrial porteña convocó para la noche de este viernes a un cacerolazo nacional contra las restricciones a los depósitos y la desprestigiada Corte Suprema de Justicia, y para reclamar la reducción de los gastos en la política.

Alfonso Villalobos, uno de los delegados de la nueva entidad, confirmó este lunes a la prensa la decisión adoptada en una asamblea celebrada el domingo en un paseo público porteño con 3.000 asistentes.

La entidad nuclea a vecinos de clase media de una decena de barrios de la capital argentina que tuvieron especial protagonismo en el caceroleo que precipitó la renuncia del Presidente Fernando de la Rúa, el 20 de diciembre, durante una revuelta social en todo el país que dejó 30 muertos.

Diez días después, otro cacerolazo en la Plaza de Mayo, frente a la Casa de Gobierno, también incidió fuertemente en la caída del peronista Adolfo Rodríguez Saá, quien estuvo apenas una semana en el gobierno.

Vecinos del barrio de clase media baja del barrio porteño de Mataderos, simularon un "corralito" humano (como se llama a las restricciones financieras) frente a filiales de bancos extranjeros, y similar demostración efectuaron habitantes de la ciudad Castelar (25 km al oeste).

Unos 65.000 millones de dólares y pesos quedaron atrapados en los bancos desde el 3 de diciembre, cuando el gobierno del radical De la Rúa dispuso la inmovilización de fondos para evitar la quiebra del sistema financiero ante una corrida que se produjo el 30 de noviembre.

A los cacerolazos se sumó este lunes otra original forma de protesta de deudores hipotecarios que hicieron sonar sus llaveros frente a la sede los tribunales porteños en reclamo de que sus deudas en dólares sean llevadas a pesos en paridad de uno a uno con la divisa estadounidense.

Los manifestantes, que luego se dirigieron al ministerio de Economía y al Parlamento, son deudores de préstamos para bienes raíces contraídos con entidades no bancarias, quienes no están amparados por la decisión oficial de pasar a pesos las deudas en dólares a la paridad uno a uno, tras la devaluación de casi un 29% de la moneda argentina.

En la ciudad de Rosario (310 km al norte), la tercera del país, empleados de 40 empresas realizarán la noche del lunes una asamblea a la que llamaron a concurrir con una vela encendida en contra del bloqueo a los fondos bancarios.

Agricultores de la provincia de Entre Ríos (centro-este) se movilizaron el lunes en 17 localidades del distrito contra los bancos extranjeros, donde quedaron inmovilizados sus ahorros.

Anunciaron además para el jueves una marcha hacia Buenos Aires para exigirle al Presidente Eduardo Duhalde que cumpla con su promesa de cesar la alianza con la llamada "patria financiera".

Decenas de integrantes de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) recorrieron la capital provincial de la provincia de Santa Fe en rechazo a la inmovilización de los fondos bancarios.

En la vecina provincia de Chaco (noreste) un grupo de manifestantes de entidades de desocupados rompió este lunes a pedradas cristales de la Casa de Gobierno del distrito, tras una manifestación en demanda de empleos temporarios.

También se produjeron incidentes en la ciudad de Córdoba, la segunda de Argentina, donde cinco choferes del transporte urbano resultaron heridos por una violenta represión policial durante una manifestación en reclamo del mantenimiento de su fuente laboral, mientras el servicio está semi paralizado en esa ciudad de más de un millón de habitantes.

Desempleados del popular conurbano bonaerense bloquearon el lunes el tránsito en un estratégico puente de acceso al sur de la capital argentina, a la vez que pobladores humildes cortaron la ruta 12 en Eldorado (provincia de Misiones), que llega hasta la Triple Frontera con Paraguay y Brasil.

En Jujuy (noroeste), centenares de desempleados cesaron una semana de bloqueos a rutas, luego de que el gobierno federal se comprometió a otorgarles 5.200 puestos de trabajo.

La desocupación afecta al 18,3% de la fuerza laboral en Argentina, unas 2,5 millones de personas, mientras similar índice involucra a los subempleados, en un contexto de 43 meses consecutivos de recesión.

En ese marco, el ministro argentino de Trabajo, Alberto Atanasof, anunció el lunes que el empleo en empresas privadas de más de diez trabajadores cayó 1,3% en diciembre en las zonas fabriles del conurbano bonaerense y de Córdoba, y un 0,3% en Rosario.

La caída del empleo acumula nueve meses sucesivos en los tres conglomerados industriales más importantes del país, según Atanasof.

El ministro anunció asimismo que se destinarán mil millones de pesos (714 millones de dólares) para beneficiar a unos 650 mil jefes de hogar desempleados que recibirán una ayuda estatal de entre 100 y 200 pesos, 71 y 124 doláres, según la cotización oficial de 1,40 pesos por dólar.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?