EMOLTV

EE.UU. dará el mismo trato a secuestros de sus ciudadanos en extranjero

"Estados Unidos usará todos los recursos necesarios para lograr el retorno seguro de sus ciudadanos sometidos como rehenes", dijo el portavoz del Departamento de Estado, Richard Boucher.

20 de Febrero de 2002 | 20:50 | EFE
WASHINGTON.- El Gobierno de EEUU dará igual trato a todos los secuestros de sus ciudadanos en el extranjero, dentro de una nueva política anunciada hoy y que prevé una implicación más activa frente a criminales o grupos con motivaciones políticas.

El Departamento de Estado anunció formalmente hoy la nueva política, que ya había sido desvelada el pasado lunes, y que no descarta incluso el uso de la fuerza para rescatar a rehenes estadounidenses.

Hasta ahora, el Gobierno de Washington sólo actuaba oficialmente si el secuestrado era miembro de las fuerzas armadas o un funcionario de la administración, y sólo ofrecía ayuda consular a los familiares de ciudadanos particulares.

"Estados Unidos usará todos los recursos necesarios para lograr el retorno seguro de sus ciudadanos sometidos como rehenes", dijo el portavoz del Departamento de Estado, Richard Boucher.

Boucher reconoció que, en el pasado, algunos de los casos de secuestros de ciudadanos "pueden no haber recibido la misma atención que recibirán ahora".

Sin embargo, insistió en que su Gobierno no participará en negociaciones para el pago de rescates, ya que ello sólo favorece que haya más secuestros.

"Es una propuesta muy sencilla: nadie se beneficiará de capturar a estadounidenses", afirmó.

El portavoz también trató de alejar la idea de que EE.UU. preparará rápidamente acciones militares para liberar a los secuestrados.

"No quiero implicar que la acción militar es en lo que se pensará primero o será el método preferido, sino el compromiso de estudiar en cada caso todos los medios que podemos tener", añadió.

A partir de ahora, cada secuestro será analizado de cerca por un Subgrupo de Rehenes dentro del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, según informó el diario "The New York Times".

Esta nueva política fue anunciada mientras en Pakistán permanece secuestrado el periodista estadounidense Daniel Pearl, además de otros dos norteamericanos que siguen capturados por el grupo filipino Abú Sayaf, al que Washington relaciona con la red terrorista de Al Qaeda.

La nueva política surge por un estudio encargado en tiempos de la presidencia de Bill Clinton, y trata de ofrecer una alternativa al creciente número de secuestros de estadounidense en países de Asia y América Latina, tanto por parte de organizaciones guerrilleras o terroristas como por delincuentes comunes.

Sin embargo, esta nueva política supuso un fuerte enfrentamiento entre el Departamento de Defensa y el de Estado, según informaciones de la prensa de EE.UU.

El Pentágono se oponía a esta política, porque cree que incitará a grupos extremistas a secuestrar a más estadounidenses en el exterior, con el fin de ganar más atención del Gobierno de Washington y más interés internacional.

En cambio, el Departamento de Estado considera que las autoridades no deben ignorar los secuestros sólo porque afectan a un ciudadano privado.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?