EmolTV

Lula da Silva intenta tranquilizar a los inversionistas extranjeros

En un documento titulado "Carta al pueblo brasileño", que suscribió de propio puño, el candidato presidencial izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva oficializó, entre otros compromisos, que cumplirá con los contratos nacionales e internacionales firmados por su país, si llega al Gobierno.

22 de Junio de 2002 | 20:01 | EFE
SAO PAULO.- El candidato presidencial izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, líder en las encuestas para la carrera al primer sillón en Brasil, envió un mensaje de confianza a los mercados sobre la política económica que adoptará si llega a ser Presidente del mayor país de América Latina, en las elecciones de seis de octubre próximo.

En un documento titulado "Carta al pueblo brasileño", que suscribió de propio puño, Da Silva oficializó, entre otros compromisos, que cumplirá con los contratos nacionales e internacionales firmados por su país, si llega al Gobierno.

El representante del Partido de los Trabajadores (PT), principal fuerza política izquierdista del país, plasmó en el citado documento que la estabilidad y el crecimiento económicos de Brasil dependen del respeto a esos contratos.

De la misma manera, Da Silva, que cuenta con el 38 por ciento de las intenciones de voto para las comicios que se celebrarán el seis de octubre próximo, subrayó que buscará mantener la inflación bajo control por ser "fundamental para que se mantenga el poder de consumo de la población".

El dirigente del PT aseguró que su Gobierno se empeñará en preservar el superávit de los principales índices de la economía del país para que se evite el aumento de la deuda externa brasileña.

"Sin esa medida se puede destruir la confianza externa e interna de que el gobierno cumplirá con todos sus compromisos", afirmó.

Da Silva, que por cuarta vez aspira a la presidencia tras haber sido derrotado en las tres últimas disputas electorales (1989, 1994 y 1998), observó que el crecimiento económico es fundamental para que se disminuya el sacrificio que ha sido impuesto a la mayoría de sus conciudadanos.

El presidente de honor del PT responsabilizó a la Administración actual de la inestabilidad financiera que vive Brasil.

Este país, que hasta hace pocos meses era uno de las naciones emergentes más atractivas para el capital foráneo, ha dejado de interesar a los inversionistas, que temen una moratoria en el pago de su deuda externa si Da Silva llegase a gobernar.

El temor de los mercados se basa, por ejemplo, en las constantes críticas del dirigente socialista a las negociaciones de su Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La desconfianza hizo con que esta semana la bolsa de Sao Paulo perdiese el 11,1 por ciento en las últimas sesiones y el dólar llegó a cotizar a 2,840 reales, lo que contribuyó para que el índice riesgo país superase los 1.700 puntos.

La crisis brasileña hizo temblar a la mayoría de los mercados bursátiles de América Latina por temor a un efecto de contagio sobre sus economía.

Entre el jueves y el viernes últimos, la mayoría de las bolsas latinoamericanos entró en una fase descendente y la pérdida de valor del real frente a la divisa estadounidense contagió al peso mexicano y chileno.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores