Estadounidenses cancelan viajes a Brasil por controles

Desde hace una semana, todos los estadounidenses que llegan a aeropuertos, puertos y puestos fronterizos de Brasil deben ser fichados. La medida responde a los controles similares que EE.UU. puso en marcha desde el lunes para controlar a los extranjeros que ingresan al país.

08 de Enero de 2004 | 13:12 | EFE
RIO DE JANEIRO.- Algunos turistas estadounidenses comenzaron a cancelar los viajes que pretendían realizar a Brasil como consecuencia de los controles impuestos a los visitantes de ese país en los aeropuertos brasileños, informó hoy la prensa.

Una agencia de viajes canceló esta semana la reserva que había hecho para la visita de 240 turistas estadounidenses a Río de Janeiro durante el actual verano austral, según la Asociación Brasileña de Turismo Receptivo.

"Ellos amenazaban con cancelar el viaje por haber considerado caro el costo del visado para entrar a Brasil, que el año pasado subió de 65 a 100 dólares, y terminaron desistiendo del todo cuando se enteraron de los controles", afirmó el vicepresidente de la asociación, Roberto Dut. El ejecutivo calculó en 900.000 dólares el dinero que Brasil dejará de recibir por la primera cancelación de reservas.

El secretario dijo que teme que las cancelaciones continúen en los próximos días.

Desde hace una semana, por determinación de un juez federal, la Policía Federal brasileña tiene la obligación de registrar en fichas, con fotografías y huellas dactilares, a todos los estadounidenses que lleguen a aeropuertos, puertos y puestos fronterizos de Brasil.

La determinación judicial fue solicitada por un fiscal del estado de Mato Grosso do Sul como medida de reciprocidad por controles similares que el gobierno estadounidense puso en marcha desde el lunes para controlar a todos los pasajeros que necesitan visa para ingresar a Estados Unidos, lo que incluye a todos los latinoamericanos.

La medida ha provocado largas filas de estadounidenses en los aeropuertos de Brasil, algunos de los cuales tuvieron que esperar hasta nueve horas para ser fichados.

Igualmente ha provocado un intercambio de críticas entre los gobiernos de ambos países, cuyos cancilleres, el brasileño Celso Amorim y el estadounidense Colin Powell, trataron el asunto en una conversación telefónica que tuvieron anoche.

Powell reclamó por el tratamiento que reciben los visitantes estadounidenses en Brasil y Amorim insistió en que la medida puede ser revisada en caso de que los brasileños también reciban un "tratamiento digno" en los aeropuertos estadounidenses.

"Es un principio de reciprocidad burra. Estados Unidos es el segundo mayor origen de los turistas que visitan Brasil después de Argentina. El año pasado recibimos 492.00 turistas argentinos", afirmó Dutra al criticar el control brasileño.

Según el dirigente empresarial, ahora es más difícil que se pueda cumplir la meta del Ministerio de Turismo de aumentar el número de visitantes extranjeros de 3,8 millones en 2002 a 9 millones en 2007.

La alcaldía de Río de Janeiro ya presentó un recurso ante la Justicia para pedir la suspensión de los controles ante el temor de que la medida tenga un efecto negativo en el turismo y afecte principalmente a esta ciudad que recibe el 60 por ciento de los turistas estadounidenses que visitan Brasil.

Río de Janeiro, la principal meca turística de Brasil y una de las mayores de América Latina, recibió 1,5 millones de turistas extranjeros en 2002, de los cuales el 26,2 por ciento procedía de Estados Unidos.
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores