Municipio de Río veta envío de anticonceptivos por correo

"Esta semana firmaré un decreto para eliminar esa posibilidad de distribuir anticonceptivos por correo", aseguró el alcalde de Río de Janeiro, César Maia, quien negó que la decisión se debiera a las presiones de la Iglesia Católica.

21 de Enero de 2004 | 09:39 | EFE
RÍO DE JANEIRO.- La alcaldía de Río de Janeiro vetó un proyecto por el que pretendía enviar anticonceptivos por correo a las mujeres que lo pidiesen, incluso a menores de edad, y aclaró que su decisión no obedeció a las presiones de la Iglesia Católica.

"Esta semana firmaré un decreto para eliminar esa posibilidad de distribuir anticonceptivos por correo", aseguró el alcalde de Río de Janeiro, César Maia, en declaraciones publicadas hoy por la prensa.

La polémica campaña de planificación familiar, duramente criticada por la Iglesia Católica, había sido anunciada tres días antes por el secretario de Salud de Río de Janeiro, Ronaldo Cézar Coelho.

El secretario, que pretendía poner en marcha el proyecto en marzo, había dicho que las menores que lo deseasen también podrían recibir los anticonceptivos, incluso sin el consentimiento de sus padres o tutores.

"Sé que habrá polémica y que muchos padres se quejarán, pero vamos a distribuir los anticonceptivos por correo a todas las mujeres interesadas, incluso a menores de edad", afirmó Coelho en la ocasión.

Tras la polémica y luego de una conversación telefónica que tuvo con el arzobispo de Río de Janeiro, Eugenio Scheid, el alcalde de la ciudad desautorizó a su secretario y dijo que la distribución de remedios por correo se limitará a medicamentos para enfermedades crónicas.

"Conversé con el arzobispo después y no antes de tomar esa decisión. El me agradeció y dijo que eso le evitaría comentar el asunto en el sermón", afirmó Maia al negar que en su decisión haya influido la Iglesia Católica.

El alcalde dijo que la campaña de planificación familiar lanzada por su secretario no tendría resultados entre las adolescentes de escasos recursos, a las que estaba dirigida, debido a que tales menores no acostumbran ir a los puestos públicos de salud para pedir anticonceptivos.

Dijo igualmente que el proyecto podría estimular las relaciones sexuales precoces y afectaría a las familias. "Nuestra trabajo debe estimular y apoyar la unión familiar", afirmó.

La campaña pretendía combatir el problema de los embarazos precoces, que se han convertido en un verdadero desafío para las autoridades brasileñas.

Según datos oficiales, el 20,75 por ciento de los bebés nacidos en el país en 2002 era de madres con menos de 20 años. Ese porcentaje era del 16,38 por ciento en 1991.

Una encuesta del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) reveló que el 16,6 por ciento de las jóvenes brasileñas de entre 12 y 17 años ha tenido algún embarazo.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores