Misión de EE.UU. inspecciona misiles antiaéreos en Nicaragua

La visita de los funcionarios del Departamento de Estado norteamericano se debe a la insistencia del gobierno de Washington de destruir los cohetes comprados hace dos décadas a la Unión Soviética.

22 de Enero de 2004 | 17:55 | DPA
MANAGUA.- Funcionarios del Departamento de Estado de Estados Unidos inspeccionaron hoy en Nicaragua las bodegas militares donde están almacenados más de 2.000 misiles antiaéreos rusos SAM-7, cuya destrucción ha pedido con insistencia el gobierno de Washington.

Así lo informó el jefe del Ejército nicaragüense, general Javier Carrión, quien ayer se reunió con los miembros de la misión encabezada por Mark Adams, funcionario del Área de Eliminación y Reducción de Armas (WRA) de la Oficina de Asuntos Político-Militares del Departamento de Estado.

Carrión dijo que los estadounidenses fueron invitados hoy a presenciar ejercicios de entrenamiento militar en un lugar que no identificó, y posteriormente a visitar depósitos del Ejército donde se encuentran los cohetes antiaéreos adquiridos hace dos décadas.

Señaló que Adams y su comitiva buscan dar continuidad a la visita realizada meses atrás a Managua por el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, quien en esa ocasión urgió al gobierno de Enrique Bolaños la eliminación de los SAM-7 en poder del Ejército.

Consultado al respecto, el máximo jefe militar reiteró su oposición a la destrucción total de los misiles rusos y sostuvo que Nicaragua "aspira a tener un mínimo número de defensa antiaérea" como medio de protección de su territorio.

"No estamos de acuerdo con la destrucción total de los misiles. Ése es un tema que va más allá de mi mando", subrayó Carrión. Añadió que ese planteamiento ya ha sido expuesto al gobierno de Estados Unidos y "entendemos que no ha sido rechazado".

A cambio insistió en impulsar un "balance razonable de fuerzas y equipos militares" en toda Centroamérica, conforme un plan propuesto por Nicaragua que implicaría una reducción gradual y simultánea de armamentos a nivel regional.

Washington ha urgido a Managua la destrucción de los SAM-7, comprados a la extinta Unión Soviética por el gobierno sandinista de la década de 1980. Estados Unidos aduce que los cohetes representan un amenaza pues podrían caer en manos de grupos narcotraficantes o terroristas internacionales.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores