Irán: Cien diputados dimiten y sumen al país en una grave crisis

"No podemos seguir en un parlamento incapaz de defender el derecho del pueblo e impedir la celebración de elecciones en las que el pueblo no puede elegir libremente a sus representantes", señala la carta de dimisión leída por dos diputados reformistas, Mohsen Mirdamadi y Rajab Alí Mazrui.

01 de Febrero de 2004 | 09:58 | AFP
TEHERÁN.- Un centenar de diputados iraníes presentaron este domingo su dimisión al presidente del parlamento y sumieron un poco más a la República islámica en una de las crisis más graves de su historia cuando comienzan las celebraciones del 25º aniversario.

"No podemos seguir en un parlamento incapaz de defender el derecho del pueblo e impedir la celebración de elecciones en las que el pueblo no puede elegir libremente a sus representantes", señala la carta de dimisión leída en la cámara por dos prominentes diputados reformistas, Mohsen Mirdamadi y Rajab Alí Mazrui.

Mirdamadi y Mazrui figuran entre los 87 diputados a los que los órganos conservadores impiden optar a la reelección en las elecciones legislativas previstas el 20 de febrero.

En total, 2.500 de los 8.000 candidatos, en su mayoría reformistas, fueron desautorizados el 10 y el 11 de enero por el Consejo de Guardianes de la Constitución, órgano conservador que tiene el poder de la validación de candidaturas. Desde entonces, la República islámica entró en lo que posiblemente es la crisis más grave de su historia.

Este domingo hacia las 09:30 locales, la hora en que hace 25 años el ayatolá Ruholá Jomeini regresó triunfalmente del exilio para orquestar una revolución que iba a cambiar el futuro del país, un centenar de diputados se pusieron en fila delante de Mehdi Karubi, el presidente del parlamento de mayoría reformista.

Uno tras otro le presentaron una carta de dimisión firmada, según Karubi, por 109 de ellos.

Poco después, Karubi instó a una nueva intervención del Guía Supremo, el ayatolá Alí Jamenei, para salir de una crisis que incluso plantea dudas sobre la celebración de las elecciones en la fecha prevista. "Estamos en una situación de bloqueo", dijo Karubi al día siguiente de que el presidente reformista, Mohamad Jatami, hablara de un "callejón sin salida".

"Están borrando la ’república’" e instaurando "un Islam comparable al de los talibanes", expresaron con preocupación en la carta los diputados renunciantes, que recuerdan su fidelidad a los valores de la revolución.

Estos piden al gobierno que no organice las elecciones y anuncian que ellos no participarán. El Frente del 2 Jordad (del 23 de mayo de 1997, fecha de la primera elección de Jatami), una federación de ocho partidos que lo apoyan, también anuncio que boicotearía los comicios.

Para mostrar su determinación, los diputados renunciantes abandonaron el hemiciclo en el momento en que comenzaba la sesión ordinaria.

Según fuentes parlamentarias, las dimisiones deben ser debatidas y aprobadas por la asamblea. Estas podrían bloquear sin embargo los debates sobre proyectos importantes como el presupuesto. Para que la cámara pueda celebrar una sesión es necesario un quórum de dos tercios de un total de 290 diputados.

Ante la gravedad de la situación, el ayatolá Alí Jamenei ordenó al Consejo de Guardianes que reconsiderara con más indulgencia las candidaturas rechazadas en primera instancia.

Sin embargo, el viernes, el Consejo sólo rescató un tercio de las candidaturas invalidadas y rechazó el aplazamiento de los comicios que pedía el ministro reformista de Interior.

Para los reformistas no hay duda de que los conservadores intentan recuperar el poder que ahora está en sus manos (gobierno y parlamento). El líder del Consejo de Guardianes, el ayatolá Ahmad Yanati, alega que queda un promedio de 19 candidatos por circunscripción, que el Consejo nunca analizó las candidaturas políticamente y se limitó a aplicar la ley islámica.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores