Honduras: Presidente del Congreso se salva de atentado

Uno de los vehículos de la escolta de Porfirio Lobo fue acribillado a tiros, sin que se registraran muertos ni heridos.

01 de Febrero de 2004 | 18:21 | Reuters
TEGUCIGALPA.- Desconocidos atacaron a balazos un vehículo de la escolta de seguridad del presidente del Congreso de Honduras, Porfirio Lobo, pocos días después de que las autoridades informaran haber desbaratado un plan de pandillas delictivas juveniles para asesinarlo.

El ataque ocurrió en las cercanías de la ciudad de Juticalpa, 135 kilómetros al norte de Tegucigalpa, sin que hubiera muertos ni heridos, dijeron fuentes de la policía y legisladores.

"Un vehículo de la seguridad del presidente del Congreso fue acribillado a tiros. Afortunadamente el presidente a última hora decidió no viajar por tierra, por lo que no estuvo en riesgo su vida", dijo el secretario del Congreso, Juan Hernández, a la emisora local HRN.

Los miembros de la seguridad y un camarógrafo que viajaban en el automóvil de la escolta personal de Lobo resultaron ilesos en el atentado. Estos se desplazaban a Juticalpa a un evento en el que participaría el presidente del Congreso.

Un portavoz del Ministerio de Seguridad confirmó el ataque contra el vehículo y dijo que "se está investigando si se trató de un intento de asalto o un atentado directo" contra el presidente del Congreso.

Lobo fue uno de los auspiciadores de la nueva legislación que permitió desde agosto al Ministerio de Seguridad y el ejército lanzar una cacería contra miembros de maras o pandillas, consideradas como uno de los principales problemas de seguridad del país.

La conocida popularmente como "ley antimaras" permite el arresto de los pandilleros y ser acusados de asociación ilícita, lo que habilita a imponerles penas de entre seis y 12 años de cárcel.

El presidente del Congreso, miembro del gobernante Partido Nacional del mandatario Ricardo Maduro, también auspició otras leyes que penan con hasta 10 años de cárcel la tenencia de fusiles AK-47. Asimismo apoyó reformas que incrementaron las penas carcelarias y pecuniarias a delitos del crimen organizado.

"El presidente del Congreso entiende que esta lucha contra la delincuencia trae sus consecuencias. En esta lucha todos tenemos que estar de frente, los buenos contra los malos. Este atentado no va amedrentar a nadie", dijo Hernández.

En Honduras existen unos 33.000 niños y jóvenes que forman parte de las pandillas, según cifras oficiales, y que se dedican a asaltos callejeros, a viviendas, a comercios, al tráfico de drogas y robo de vehículos.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores